Carla y Paolo en la playa o un largo pollón black para un cálido verano


Agradezco a mis amigos Carla y Paolo su generosidad por compartir sus experiencias en este blog y por hacerme cómplice de sus aventuras cuckold. Valoro mucho su actitud y aptitud, son de las pocas parejas que suelen cumplir casi al límite con varios de los diferentes ritos de este juego y siempre con esa elegancia francesa que les caracteriza. Espero que vosotros, mis queridos lectores y lectoras, también valoréis su generosidad por compartir con nosotros sus experiencias y las fotos de Paolo que documentan la experiencia y acreditan la veracidad de este episodio que a continuación podéis disfrutar.

Siempre he dicho que el placer que experimenta la pareja, especialmente el marido, durante la preparación y los previos de un juego cuckold a veces no es superado ni en el momento cumbre entre la esposa y el corneador. Y es que esa complicidad entre marido y mujer o entre novio y novia a la hora de preparar un encuentro con un nuevo amigo en el papel de corneador, las charlas en los días previos, la estrategia a seguir, la ropa a elegir, el sitio donde culminar, entre otros, son algunos de los mágicos momentos cuckold.

Los que habéis experimentado esto sabéis a lo que me refiero, solo de pensar y preparar una aventura cuckold es un disfrute máximo. Conozco a parejas con muchos años en los juegos cuckold que sienten los nervios de la primera vez mientras preparan los previos de nuevos encuentros.

Es una realidad que las redes sociales y las páginas de contactos de internet son los medios más eficaces para conectar con parejas o corneadores. Una prueba de ello es este humilde blog y aprovecho para dar las gracias a esas parejas que confían en mí para buscarles y asesorarles en la búsqueda de corneadores y a la vez a esos amigos que depositan en este blog la responsabilidad de encontrarles a alguna pareja que entienda de estos juegos.



Ahora bien, antes de internet estaban los locales de intercambio, los anuncios por palabras en prensa especializada y también los lugares ad hoc que eran los puntos de ambiente para buscar y quizás encontrar. Aquellas discotecas de los años 70 y 80, ciertos parques a determinadas horas, playas especiales…

Por mi experiencia muchas playas, y no solo las nudistas, son de los lugares más propicios para conseguir un match cuckold, es decir, que haya un encuentro en la tercera fase o una conexión cómplice entre la pareja y el nuevo corneador.

Quizás las playas nudistas son los lugares habituales, podemos encontrar incluso guías turísticas en las que dan detalles de zonas, horas, etc. En España tenemos las paradisiacas Islas Canarias con enclaves maravillosos en donde se han especializado en contactos de este tipo y similares pero si rebuscáis un poco seguro que encontraréis lugares de conexión en multitud de playas españolas.

No quito el mérito a las playas nudistas pero yo soy más aficionado a las convencionales, en ellas la discreción y el juego de las miradas es el lenguaje que se debe de hablar para conectar. Me gusta este tipo de comunicación no verbal más incluso que el despelote obvio de la playa nudista y cuando un marido le abre la raja a su esposa al ver que pasa algún chavalote o chavalotes por la zona. En el fondo soy un romántico.

Bueno, me estoy extendiendo demasiado en la introducción cuando el objetivo de este contenido es contaros la experiencia que este pasado verano, mis amigos Carla y Paolo, tuvieron en una playa de Mónaco. A continuación, en primera persona, Paolo nos cuenta su experiencia al lado del mar en un largo y cálido verano del 2020. Atentos, muy atentos a lo que nos cuenta Paolo, marido de Carla.

👉

Estimado, Alberto.

Como bien sabes, mi querido amigo, los años pasan muy deprisa y cada año más es otro motivo para vivir y disfrutar al máximo. Carla y yo lo tenemos muy claro, no renunciamos a disfrutar de los maravillosos placeres de la vida incluyendo el sexo como a nosotros nos gusta.

Te voy a contar una aventura que hemos tenido el pasado verano. Carla lo disfrutó al máximo y yo pude ser testigo, cámara en mano, de esos momentos llenos de placer y morbo. A la belleza de Carla hay que añadir el marco singular de la Costa Azul francesa.

Desde hace años, Alberto, vamos a una playa cerca de Mónaco. Es un bellísimo lugar de la Costa Azul que además se caracteriza por su ambiente discreto. La belleza del paisaje, los recovecos de la playa y la discreción que reina le convierten en un lugar ideal para nuestros juegos al aire libre.

Empezamos a ir a esta playa a principios de verano. En nuestro primer día, Carla se fijó en un chico negro, ya sabes la predilección de mi esposa por los amigos de color. Desde ese momento le estuvimos observando: su altura, el poderío de su rabo, el aire pausado y educado nos llamó positivamente la atención.

Alberto, te puedo asegurar que aquella mañana disfrutamos al máximo mi esposa y yo, sentados en la playa, mientras le lanzábamos miradas al muchacho y compartíamos confidencias en cuanto a su físico y la manera de seducirle. Por circunstancias no pudimos entablar conversación con él aunque al haberse dado cuenta de nuestras miradas y sonrisas también nos lanzó alguna sonrisa cómplice. El fin de semana pasó y no volvimos a coincidir.


Al fin de semana siguiente, el sábado, vimos que aquel chico estaba también en la playa, solo, paseando y mientras lo hacía se podía observar el elegante balanceo de su cipote de grandes dimensiones aún en estado flácido. Carla me llegó a comentar que si mostraba ese tamaño sin estar en posición sería un placer verlo y disfrutarlo erecto. Mi esposa lleva ya muchas folladas con chicos de color y puedo decir que es una experta en sus rabos, ha tenido muchos en sus manos, en su coño y en su boca, solo con verlos puede hacerse una idea del calibre y a ella le gustan los grandes y negros.

Aquel muchacho prometía y no podíamos dejar pasar más tiempo. Carla puso en marcha todas sus artes de seducción: miradas, sonrisas y mi actitud cómplice facilitó el match.

Cuando nuestro nuevo amigo se dio cuenta de que estábamos interesados en conocerle, cogió su toalla y la puso frente a nosotros de manera discreta, con una sonrisa en sus labios. Carla no le quitaba ojo y nuestro amigo se puso frente a ella y abriendo sus piernas mostró el cipote a mi esposa. Yo estaba al margen, bastante tenía yo con mi cámara intentando plasmar en imágenes este mágico momento. Ellos mantenían la mirada, sonreían, Carla, elegante mostraba sin mostrar y el amigo empezaba a tocarse el rabo. El match se había producido y Carla empezó con las presentaciones, nuestro amigo demostró ser un hombre muy educado y es lógico que esperarse a que mi esposa diera el primer paso al estar yo, su marido, al lado de ella.

A Carla y a mí nos gusta primero entablar una primera conversación tranquila sin hacer referencia explícita al sexo ni a nuestros gustos, preferimos hablar del tiempo, del paisaje para ver como responde el amigo con el que hemos conectado.

Pierre, así se llama nuestro nuevo amigo, nos contó que era habitual de esta playa y que le gustaba disfrutar al aire libre de la naturaleza, el sol y las vistas bonitas, esto lo dijo mientras miraba sonriendo a mi esposa. Nos contó que era natural de Guadalupe que como sabéis es una de las islas del archipiélago de Las Antillas.

Los tres estábamos desnudos, Carla y Pierre llevaban el peso de la conversación, yo observaba con detalle a nuestro amigo para comprobar que no se encontraba violento ni inseguro con mi presencia. No hubo referencias al sexo swinger ni cuckold pero los tres, especialmente Carla ya que la conozco al máximo en estas situaciones, estábamos cachondos por la complicidad que se estaba generando y por lo que podría venir luego.

Se aproximaba el mediodía y aunque en esta playa no hay mucha gente algunos bañistas empezaban a llegar. Carla le dijo a Pierre que nos iríamos a almorzar algo y en un par de horas, después de pasar por el hotel, volveríamos a estar por esa zona y que si le parecía bien podíamos quedar para seguir la charla. Pierre no puso ninguna pega, al contrario, concretó la hora con Carla y se despidió de nosotros con una sonrisa que a nuestros ojos y sin parar en su rabo le hacía aún más atractivo.


Carla se puso algo encima y con la bolsa nos fuimos a tomar algo y a seguir la charla. Lo primero que me preguntó mi esposa es si le había hecho a Pierre alguna foto de su rabo, quería verla en detalle porque durante la conversación solo miró su entrepierna de soslayo. Respondí afirmativamente y le dije que el amigo se gastaba un buen manubrio y del tipo que a ellas le gustan, la verdad es que la predilección de Carla son los hombres negros y con buena herramienta, Pierre reunía estos atributos y además era una persona muy educada y tranquila, factores que valoramos en un bull corneador. Estuvimos charlando un buen rato sobre Pierre, nos daba buena onda y estábamos convencidos que lo podríamos pasar genial, Carla en acción y yo con la cámara inmortalizando el momento.

Volvimos al hotel, cambiamos bañadores, gorros, toallas y después de una ducha y revisar la cámara nos dirigimos a la playa. Conozco a Carla desde hace mucho tiempo y es una mujer tranquila, sabe contenerse y aunque no aparentaba los nervios por el festín que se podría a dar si comprobé cierta alegría por encontrarse en breve con Pierre.

Carla y Paolo en la playa

Llegamos a la zona en la que habíamos quedado con Pierre. “Ahí está”, dijo Carla, yo le saludé con la mano dando un paso atrás mientras veía a mi mujer dirigirse al sitio medio escondido que había elegido Pierre.

Carla dejó su toalla y la bolsa playera y se sentó al lado de nuestro nuevo amigo. Yo empecé a dar vueltas alrededor de ellos, a distancia, para no interrumpirles y para comprobar que estaba todo tranquilo. No nos importa que haya otros hombres o parejas cerca y que vean a Carla como disfruta follándose al amigo de turno, por lo general se trata de gente educada, discreta y que respetan la intimidad de los otros aunque estemos al aire libre y a la vista de todos.

Encontré varios puntos para empezar a tirar fotos. Empezaba a notar mi habitual erección de polla cuando veo a Carla zorrear con otros, especialmente en los inicios, ese juego de seducción es maravilloso y me encanta captarlo en imagen.


No les oía hablar aunque si notaba a Carla que le daba algunas instrucciones a Pierre. Cualquier marido que como yo disfruta viendo a su mujer en brazos de otros comprenderá el placer que sentía en esos momentos al ver como ellos, a lo suyo, cruzaban sus miradas en pleno juego de seducción y con las correspondientes caricias preliminares.

Carla ya se había centrado en la pieza principal de su presa, la que más le interesa, el cipote negro. Yo ya no contaba para ella, quizás un poco para Pierre que de vez en cuando me dirigía la mirada y buscaba mi aprobación. Como consentidor siempre valoro este gesto de caballero del corneador. El muchacho ya empezaba a despuntar, nunca mejor dicho, su potente y bonito rabo miraba hacia el bello cielo mediterráneo.

Pierre se levantó y Carla empezó a calibrar su cipote. Pierre como el gallo alfa del corral se mostraba recto ante ella, creía que dominaba la situación sin saber que era Carla la que marcaba el camino a lo que iba a suceder. Mi esposa, con la elegancia que siempre le caracteriza, miró de nuevo a los ojos de Pierre y con discreción tomó en su mano aquel cipote negro en su parte media. Ya tenía en su mano el rabo y tenía también en sus manos a nuestro nuevo amigo. Yo seguía tomando fotos y veía en Pierre una sonrisa especial que ya conozco y que he visto en todos los amigos de color que mi esposa se ha tirado, todos sonríen al ver a una señora casada, elegante, guapa y con estilo como la gacela que el león va a apresar, no saben que la presa son ellos y que a Carla le gusta calibrar y explorar el cipote que será su nuevo trofeo de caza mayor.


En aquel momento una pareja pasó delante de ellos, el chico fijó la mirada en el pollón de Pierre y la chica le conminó a que no mirara mientras aceleraban el paso, eso se llama respeto aunque a Carla y a Pierre no les importaba los más mínimo. A veces pienso que Carla se pone más puta si tiene espectadores delante. Una de nuestras fantasías es que en algún polvo playero se una al guateque algún otro extraño pero ya sabéis tienes que ser negro y asegurar un buen calibre de rabo, la jefa manda, ja ja ja ja.

La complicidad entre mi esposa y su nuevo amigo crecía por momentos. Carla tomaba la iniciativa y como si fueran novios ella se arrimó y mientras hablaba con Pierre tenía en su mano el cipote, le descapullaba, observaba su glande, apretaba el troncho para ver que su apertura estuviera libre, en algún momento le llegó a oler el rabo… Carla es una experta en comprobar el estado de las pollas que se va a llevar a la boca y no se traga cualquier cosa.

Una vez examinada la polla de Pierre, Carla no pudo esperar más y se lanzó a comerla. Me encanta ver a mi esposa como maneja la situación, se olvida de mi presencia y se da en cuerpo y alma al amigo de turno. Yo por el contrario estoy más excitado que ellos y procuro que mi cámara no deje pasar por alto ningún detalle.


Pierre se entregó como una blancanieves de cuento a su príncipe, en este caso, princesa Carla. Se dejó hacer, disfrutaba y Carla de manera activa desplegó todas sus artes puteriles. No se separó de Pierre, no soltó el rabo de su mano, se restregó, le pasó sus pezones… el sol, el mar, la playa, son el marco perfecto para disfrutar del sexo en una tarde de verano. Pierre acariciaba con su larga mano el culo elegante y señorial de Carla, ese detalle no lo pasé por alto y mi cámara y yo lo inmortalizamos.





Llegaba ese momento mágico que tantas veces he presenciado en esas situaciones. Paran un momento y charlan, me parece oír a Carla, creo que le propone a Pierre buscar una sitio más discreto. Ya imagino lo que se avecina: el enrabe. Seguro que Carla tiene su coño chorreando, se ha puesto cachonda con el magreo y comiéndole el rabo a Pierre y quiere que su amigo remate. Veo que se levantan, les sigo a distancia sin molestar.


Están tranquilos, buscan el sitio idóneo, tampoco les importa que algún despistado les vea. Carla se pone a cuatro, no se quita el gorro, hay que proteger la cabeza del sol, se abre y le deja a Pierre que siga. Le mete su cipote negro que no se empalma del todo por su notable longitud y empieza el tiki taka. Aseguro la postura, apunto con el visor y foto tras foto veo mi esposa y su amigo disfrutando del sexo playero, al aire libre. Me mantengo a una prudente distancia pero por el gesto de Carla noto que Pierre ha lefado y en cantidad a mi esposa. Conozco ese gesto discreto de mi esposa en ese momento, una mezcla de placer y enfado por terminar el festín.


En esta ocasión no hubo besos, suele pasar. Pierre se levantó, un poco aturdido, aún le chorreaba algún goterón de leche en su capullo. Carla sacó de su bolsa una toallita húmeda y se limpió. Yo seguía haciendo fotos pero sabía que ese era el momento de aparecer en escena. Lo primero que hice fue besar a Carla, ella no habló pero con su sonrisa entendí que todo había ido bien. Miraba a Pierre, es curioso la forma en que reaccionan los corneadores en ese momento, algunos optan por no parar de hablar, otros en silencio están deseando desaparecer, los más expertos mantienen el tempo de la seducción. La actuación de Piere fue una mezcla de todo pero siempre con una educación exquisita.

Carla dijo que quería ir al hotel. Dio un beso a Pierre y le comentó que nos volveríamos a ver, siempre que él quisiera, por supuesto respondió afirmativamente. De camino al hotel Carla me fue dando detalles del polvo, después me seguiría contando en el hotel cuando sería el momento de la segunda vuelta, la mía, pero eso ya es otra historia.

======*******======

Seguro que recordáis de anteriores entradas de esta pareja que llevan un cuaderno con el registro de sus encuentros, lo que daríamos por ver las anotaciones. Alguna de ellas, sí buscáis por las entradas del blog, las podéis encontrar.

Para terminar y por seguir en mi línea, explico el titular elegido: Carla y Paolo en la playa o un largo pollón black para un cálido verano.

He tuneado dos títulos de películas: “Pauline en la playa”, una película francesa de 1983 del maestro Éric Rohmer. Marion está con su joven prima Pauline. Marion se encuentra allí con un antiguo amor, Pierre, que aún la quiere y… os recomiendo que veáis la peli.


Y la otra parte del titular hace referencia a la peli “Un largo y cálido verano”, protagonizada por Paul Newman y Joanne Woordward, un lío de amores, incendios pero también hago mención a la canción de 1983 de Style Council, compuesta por Paul Weller y publicada en el mini-LP “Introducing The Style Council”. Weller acababa de romper The Jam y empezaba un nuevo registro, de hecho el video llamó la atención porque algunos vieron cierto contenido gay. Sacar vuestras propias conclusiones.

Me gustaba Style Council, Eric Rohmer y me gusta Carla en la playa en su largo y cálido verano.












2 comentarios:

  1. En España tenemos playas y enclaves naturales en los que se realiza el sexo de esta manera. Bien es verdad que fueron costumbres importadas en el auge del turismo pero ahora está todo suspendido por la puta pandemia. Yo he ido a Canarias con alguna de mis parejas y la verdad es que el sol, el agua y el mironeo te pone cachondo y acabas "jugando" (jajajajaja) aunque no quieras.

    ResponderEliminar
  2. Creo que se magnifica al corneador africano. Mi esposa tiene a un corneador de planta que es como de la familia, es uruguayo tiene un rabo que supera los 25 cm, de gran grosor y con un peso considerable. También hay buenos corneadores blancos y, por supuesto, pollones y si no que se lo pregunten a mi esposa.

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")