“Ellas”: Juliette Binoche, Anais Demoustier, Joanna Kulig, una peli de periodismo puto


En estos días de calor africano en Madrid y ante el balón de fútbol que parece haberse instalado en España, con el permiso de la prima de riesgo, nada mejor que exiliarse a una sala de cine y tener la oportunidad de ver alguna película interesante. Dicho y hecho, jugaba España y Portugal, al parecer un partido histórico, trascendente… pero ya leería la crónica que en muchas ocasiones es mejor que tragarse los noventa minutos y opté por ver “Elles”, la última película de la reconocida actriz francesa Juliette Binoche y dirigida por la polaca, Malgoska Szumowska.




El detalle que me ha llamado más la atención de “Ellas” son las manos de Anne, la protagonista que interpreta Juliette Binoche: gordas, rechonchas, con años y que nada tienen que ver con el gesto, siempre singular y bello, de la francesa. Quizás, el objetivo de “Ellas” era ese, mostrarnos a una mujer madura, superada por su vida cotidiana, preocupada por toda su familia menos por ella. Así, vemos a una envejecida y desgastada Binoche, cuando no se arregla, y que a través de su trabajo encuentra un escape a su realidad y que le permite reencontrarse con una sexualidad tapada.


La película nos cuenta la historia de una periodista parisina, Anne, malcasada y madre de dos hijos: el pequeño un adicto a la play y el mayor un gilipollas adolescente, con pelos en los huevos, que no sabe lo que quiere salvo joder la vida a sus padres siempre que puede. El marido de Anne representa el arquetipo de marido que no se implica no ya en los hijos, tampoco lo hace en las tareas domésticas ni en nada que tenga que ver con su familia y, cómo no, hace años que no le pega un buen polvazo a su esposa, algo muy habitual en los tiempos que corren y especialmente en ese tipo de familias liberales y de la nueva burguesía profesional, quizás es por eso por lo que tiene tanto éxito este blog.


El caso es que Anne está realizando un reportaje sobre jóvenes universitarias que estudian en París y que para cubrir gastos hacen de putas de alto nivel. Las universitarias prostitutas son Lola, interpretada por Anais Demoustier, y Alicia que le da vida la actriz Joanna Kulig y de la que seguramente oiremos hablar bastante en el futuro. Las dos estudiantes provienen de familias poco acomodadas pero a las dos les gusta la buena vida por lo que no tienen pudor en reconocer que prefieren, a veces, pasarlo mal en su trabajo de putas a renunciar a vivir en Paris con todo lujo. Se agradece que la directora evite cualquier rollo moral al respecto. Aunque no oculta lo duro que puede ser la prostitución para la mujer. Con esta excusa y a través de confesiones visuales y orales podemos presenciar todo un rosario de escenas de sexo, bien interpretadas y realizadas.


En el centro Malgoska Szumowska, la directora, Joanna Kuli a la izquierda y Juliette Binoche

Con la excusa de la prostitución aparecen los puteros. Un rosario de cincuentones, la mayoría pervertidos, y algún que otro joven frustrado porque tiene que pagar por mojar con una chica de su edad.




Si te gusta Juliette Binoche no dejes de verla. Si no te gusta la actriz francesa, cuidado, en algunos momentos te puede resultar un poco aburrida. 

Valiente la escena en que Juliette Binoche se está meando, se sienta en la taza pero es incapaz de soltar ni una gota, no recuerdo ahora si es antes o después de cuando se hace la paja. Esta escena se contrapone con la de la entrevista que Anne, Juliette Binoche, está realizando a Alicia, Joanna Kulig, que anda tan suelta y en respuesta a una de las preguntas se levanta, se dirige al baño… contesta y oímos su respuesta mezclada con el sonido de un chorro que sorprende y provoca la bella sonrisa de la Binoche. 

Esta no es la única referencia dorada. Hay otra, también protagoniza por Joanna Kulig, en la que uno de los puteros, que parece tenerla totalmente seducida, previo pago claro, le suelta a la estudiante una meada. Hay que decir que la escena es de una belleza especial, sobre todo por el gesto y la blancura de la actriz aunque resulta poco creíble por la escasa potencia del chorro del putero, quizás en el rizo del realismo debamos pensar que tenía problemas de próstata. Lo mejor el diálogo: ¿fue humillante? No, fue una sorpresa. Este y los otros contenidos de la entrevista es lo que provoca la complicidad de la periodista con sus chicas, llegando incluso a algún picoteo y poco más.


Final previsible en el que todo parece quedar bien: Anne con su familia en un intento de normalización y las dos estudiantes, que no cogen un libro en toda la película, a lo suyo, el puteo. Se agradece que para esperar el final no fue necesario sufrir la tensión de los penaltis.

Juliette Binoche, en la escena en la que está un poco pedo, al lado del gil del marido, no recuerdo el nombre del actor.


Anais Demoustier, interpreta a Lola.
Joanna Kulig interpreta a Alicia.








La última de Élodie Bouchez “Four Lovers”

Lo reconozco, no puedo ocultar mi predilección por Élodie Bouchez, musa del cine independiente francés y en mi opinión una de las actrices más creíbles, sensuales y con mayor elegancia natural del momento. No lo puedo remediar, es verla y ponerme cachondo, aunque esté vestida y eso que en la mayoría de sus películas casi siempre hay un desnudo de por medio, uno de los pocos placeres que nos queda para los que vamos al cine todos los domingos. 



Por este motivo y porque me gusta mucho el cine francés, el pasado domingo convencí a mi amiga Maite para que me acompañara a los Renoir de Madrid para ver “Four Lovers”, dirigida por Antony Cordier y que protagoniza, como no, Élodie Bouchez. 



La película nos cuenta el nacimiento, desarrollo y muerte de una relación a cuatro. Dos parejas francesas, hijos de la postmodernidad, con profesiones muy creativas, liberales del copón y que se dan cuenta que un mero intercambio sexual de parejas puede desembocar en un matrimonio de cuatro con toda la carga emocional que conlleva. Lo que empieza como un juego sexual, sin casi importancia pero de gran placer, desemboca en una ensalada de emociones que llevan al sufrimiento y luego a la ruptura, como no, traumática y dolorosa. 



La historia se inicia cuando Rachel, papel interpretado por Marina Fois, conoce a Vicent, marido de Teri (Élodie Bouchez) De lo que pasa entre ellos nos enteraremos al final de la película ya que esa primera atracción arrastra a las parejas de ambos. 



Vicent, el marido de Teri, es interpretado por el actor Nicholas Duvauchelle. El director lo presenta como el más débil fuera de las relaciones de sexo, quizás por esto, es en los momentos de sexo cuando sorprende su dureza. No hay que perderse la escena en que Vicent enraba a Rachel y la abofetea provocando sus gustosas contracciones vaginales. Si la penetración no es real, estos actores saben interpretar muy bien. 



Por la parte de Rachel está Frank, su marido. Lo interpreta el actor de etnia magrebí, Roschdy Zem. Desde el primer momento parece ser el macho alfa, el rabo africano, sin embargo y quizá por su estado más primario, es el que supera la primera atracción sexual por Teri hacia un afecto sentimental, es decir, se enamora de ella y este hecho no pasa desapercibido para ninguno de los cuatro mosqueteros. 



Los secundarios: padres, hijos y demás familia de los cuatro protagonistas aparecen en escena pero como meros comparsas. Una de las hijas sospecha, los otros se aburren, pero sólo los espectadores comprenden el doble juego. En cualquier caso, no queda resuelto el papel de los hijos ni las consecuencias que en ellos pudieran tener las desviaciones, entre comillas, sexuales y emocionales de sus padres. 



Para espectadores ultraconservadores la historia no pasará de las vivencias sexuales de cuatro depravados, imposible que suceda salvo en una película francesa. Sin embargo, vosotros, queridos lectores del blog, podéis ir más allá y encontrar unos cuernos consentidos mal resueltos, una historia creíble y veraz. 

Destaca la escena en que la harina es la protagonista visual durante el único polvo a cuatro de los protagonistas. Estéticamente bella quizá un poco ñoña para vosotros, lectores de blog, que estáis acostumbrados a prácticas más cornas. 



Es un placer ver a las dos esposas abiertas, desinhibidas, sueltas. Podemos decir que en el punto álgido de una sexualidad emputecida. Geniales. Aunque las dos son la columna vertebral de la historia, destaca el papel de Teri, Élodie Bouchez, sin planteárselo su boca, su vello púbico, sus pezones, su cuerpo enrolla el hilo de la trama. 





No conozco en profundidad la trayectoria del director de la película pero la forma de recrearse en las escenas de Teri, especialmente cuando se extiende la crema por su cuerpo, hace deporte, habla… le debe poner cachondo perdido. Echo en falta una escena de baño, es decir, a Élodie Bouchez meando… le faltan al director francés los huevos y la soltura que tuvo Almodóvar en “Volver” cuando sacó a una bella Mónica Cruz sentada en la taza del wáter meando para todos los espectadores. 



Advierto, si es la primera película de Élodie Bouchez que vais a ver, genera adicción. 





Una vez más, gracias a mi amiga Maite por acompañarme y ponerle los cuernos a la Selección Española que en esos momentos jugaba su primer partido eurocopero con Italia. Lo admito entre los once de Del Bosque y Élodie Bouchez me quedo con la francesa, la actriz, no la selección. A continuación el trailer promocional de "Four Lovers" y después algunas imágenes de Élodie Bouchez. Se admiten comentarios, pero por favor, cuidar el nivel.


0000000000000000000000














Imágenes "CORNAS" serie #01

Inauguramos una nueva sección con la esperanza de que sea del gusto de todos vosotros. Vamos a recoger todas aquellas imágenes que nos enviáis y otras de nuestro archivo que están relacionadas con el objetivo de este blog: vida corna.

IMAGEN CORNA 09, SERIE #01
Os adelanto una imagen dedicada de una buena amiga argentina. Después de algunos cambios en su vida de pareja, resulta que paró en nuestro blog y comprobó como su historia no es muy singular si no más común de lo que ella en principio creía. Bueno, pues este pibón, con el consentimiento de su marido, se ha echado un amigo corneador que la rellena los huecos de su vida sexual incompletos por su esposo.
"Al poco tiempo conocí en el gimnasio un amigo, Roberto de 30 años, enseguida congeniamos y empezamos a mantener relaciones dos o tres veces por semana muy buenas".
Este es sólo un adelanto de la historia de esta morocha que muy pronto publicaremos completa y con documento gráfico en el blog, el de Alberto Toro.



IMAGEN CORNA 08, SERIE #01
Tenía esta sección un poco abandonada y es que antes de meter cualquier cosa, mejor no meter nada. Una pareja amiga me ha enviado un par de fotos dedicadas. Estoy tratando de convencerles para que me concedan una entrevista y nos den su visión y opinión sobre este tipo de fantasías. Está costando, la verdad, pero soy optimista. También tengo interés en que nos cuenten cuáles son sus intenciones ya que me confiesan que no encuentran auténticos corneadores en donde viven. Esperemos que se decidan a darnos más detalles y el marido se quede tranquilo porque seguro que a la preciosidad de su mujer enseguida le encontramos novios.








IMAGEN CORNA 07, SERIE #01
Hacía tiempo que no incluíamos ninguna imagen corna en esta sección. Pero, amigos y amigas, la espera ha merecido la pena. A continuación os incluyo tres fotos de una preciosidad: Sandra. En breve publicaré una entrevista, "en exclusiva", con esta belleza en la que nos contará muchas cosas sobre su blog, sus braguitas, sus experiencias. Aquí va el adelanto, en unos días el resto de las imágenes y el testimonio, en carne viva, de nuestra amiga Sandra.







IMAGEN CORNA 06, SERIE #01
Una de las blogueras más activas en esto de las historias y fotos guarras, María Ramos, me dedica unas fotos y de paso me pide que os envíe a todos vosotros, queridos lectores y lectoras, un lametazo de los suyos. Como os podéis imaginar no he podido negarme a su generosa colaboración. Aquí van las fotos y la dirección de su caliente blog también os añado otros enlaces que os quiere hacer públicos.
mariaramos23.blogspot.com.es
mariaxxx23.blogspot.com.es
twitter.com/MaraRamosGomez
www.facebook.com/maria.ramosgomez.9








IMAGEN CORNA 05, SERIE #01
Una buena amiga y seguidora de este blog nos envía, con el permiso de su marido (autor de la foto), está bonita foto/beso. Sólo puedo darte las gracias y pedirte que nos envíes muchas más. Ya sabes que estoy a tu entera disposición. Besitos también para ti.






IMAGEN CORNA 04, SERIE #01

Una ciudad del sur de España, 12 de la mañana del pasado julio… y mucho calor. En la foto, una belleza de mujer, la novia del autor. Nos la envía para que comprobemos como le gusta vestirse para ir de compras. Ya vemos, ligerita y sin afán de provocación. El amigo nos confiesa que a veces la deja que se adelante para ver mejor la cara que ponen los hombres que se cruzan con ella y oír los comentarios XXX que la dedican. Nos dice que disfruta más cuando el va cargado y alguno de esos hombres para en la cuenta de que es el novio o el marido, “siento un placer especial”, nos comenta. También nos pregunta sí creemos que le va a costar mucho ser un cornudo consentidor cien por cien. No somos adivinos, pero creemos que lo va a tener muy fácil.
Gracias por dejarnos contemplar la belleza de esa mujer…. Un monumento.



IMAGEN CORNA 03, SERIE #01
SERIE GASTRO. Una amiga y lectora habitual nos envía una receta, ojo, es sólo para sibaritas… Debes hacer un glasé de vinagre a la frambuesa, extenderlo por un pubis previamente rasurado e introducir una picota en la raja el coño, procura que los labios besen la picota. Después se necesita un buen comecoños, puede ser hombre o mujer, para que a base de leves mordisquitos y despacito se vaya comiendo la fruta roja. La picota al contactar con los labios irá adquiriendo una temperatura natural, si el grado de calentura del chochito que la alberga es alto puede convertirse en mermelada lo que remarcará su dulzura que se irá diluyendo en un sabor agridulce por los jugos de la vagina mezclados con el glasé. Podréis comprobar que su sabor será intenso. A continuación como nos indica nuestra amiga, el comecoños debe rematar la faena con unos buenos lametazos, relamiendo el glasé y los restos de fruta roja, de arriba abajo y de abajo arriba, sin cansarse y con intensidad. Puede ayudarse con nata para darle más colorido y dulzor.

A continuación, pulsa en el icono de la carpeta y vete a la serie gastro de Imágenes Cornas. Qué aproveche.







De la autora de la receta sólo puede decir que le gusta ir suelta y desnuda por su casa, le encanta enseñar la raja, le pone que la vean, y a mi me vuelve loco verla. Por cierto, gracias por las bonitas palabras que dedicas a mi blog, me encanta que te ponga su contenido. Ya sabes que tenemos pendiente una cena y no te digo el menú para que sea una sorpresa.




IMAGEN CORNA 02, SERIE #01
Un amigo y seguidor de este blog nos envía una foto de su bella esposa en uno de sus mejores momentos. Desde luego y vista la imagen no queda otra que recordar un refrán que para muchos cornudos debería ser un mandamiento: “al amigo el culo, al enemigo por el culo y al indiferente, la legislación vigente”. En fin, amigos cornudos ya saben que a los amigos corneadores nos tienen que dejar petarlos.
Por cierto, un detalle, ¿se han fijado en la raja del culo de la esposa del amigo? En efecto, mujer que siempre está mojada la tez de la raja le sale cambiada. Y basta por hoy de refranes. 
Enviar vuestras fotos y una breve referencia o historia de la misma a: corneador.toro@gmail.com




IMAGEN CORNA 01, SERIE #01
En esta ocasión un amigo nos envía una foto hecha con su móvil y que recoge la aspiración de muchos de vosotros. Me tenéis que reconocer que el detalle tiene su gracia.
ANIMAROS y enviar vuestras fotos.



Enviar vuestras fotos y una breve referencia o historia de la misma a: corneador.toro@gmail.com

("UA-21720468-1")