Dispositivo de castidad masculina o jaulita polleril un accesorio fetiche en los juegos cuckold que ha venido para quedarse

Uno de los accesorios fetiche para las prácticas cornudas o cuckold es el “dispositivo de castidad masculina”, esta es la denominación que la tienda Amazon emplea para referirse a una especie de jaula para el pene que bloquea su erección. También se puede encontrar en los puntos de venta de internet como cinturón de castidad o jaula de bloqueo, yo prefiero llamarlo jaulita polleril.


Sus antecedentes podemos encontrarlos en el cinturón de castidad que se empleaba durante la Edad Media para ponérselo a las mujeres e impedirlas tener relaciones sexuales cuando el marido se iba a guerrear. La verdad es que no está claro que esta braga metálica se utilizara pero ahí está como también la leyenda de que algunas madres lo empleaban para que sus hijas no perdieran el virgo en alguna salida. Fantasía o realidad lo cierto es que hoy en día en las sex shop especializadas también se pueden encontrar multitud de modelos que recogen la esencia del cinturón de castidad femenino más como elemento estético que práctico.


Por cierto y esto es un guiño para una amiga mía que comparte la afición por las pelis de Woddy Allen. ¿Recuerdas “Todo lo que usted quería saber sobre el sexo pero temía preguntar”? una peli de 1972 que agrupaba varios sketches sobre diferentes temas de sexo, por cierto el de cornudo consentidor no se trataba y es una pena que nos hayamos perdido la opinión del genial director al respecto aunque en alguna cinta suya se trata el asunto pero sin la intención que nosotros conocemos. En uno de ellos, creo recordar el ambientado en la Edad Media y que trataba sobre los afrodisiacos y su éxito o no, Woddy consigue que la mujer del rey tome un afrodisiaco que funciona y cuando se pone cachonda y quiere sexo se encuentran con el cinturón de castidad que le pone el marido, además de esto la situación es desternillante y eso que algunos dicen que esta película no es de las mejores del director de Manhattan.


Bueno, sigo que me pierdo. Su génesis la podemos encontrar en el cinturón de castidad medieval para la mujer pero también hay referencias, y esta vez para uso del hombre, en algunas prácticas BDSM como accesorio para el sumiso y en algunas fiestas gay de las que tanto tenemos que aprender por su innovación y desinhibición. Como siempre pasa las fantasías sexuales se van fusionando y hoy en día este dispositivo de castidad masculina es habitual en los juegos cornudos digamos que en los más extremos.


Tengo que hacer referencia a una tendencia en el BDSM, el “Locktober”, según tengo entendido es el mes, octubre, en el que los aficionados a estas prácticas o sea el hombre sumiso encripta sus genitales en este dispositivo jaula por orden de su ama y tiene que estar todo el mes sin poder tocarse como muestra de obediencia y cumplir escrupulosamente con la práctica. Obviamente la ama es la poseedora de la llave.


En la actualidad, no hay más que echar un vistazo por internet, para encontrarnos cientos de referencias, tamaños, colores, reforzados, simples, en todos los materiales imaginables. Es la ley del mercado capitalista, amigo. Una variedad infinita pero que además de lo estético y el significado que tiene en este tipo de fiestas su objetivo es que la esposa o el corneador controlen con la llave el impedimento de la erección del marido cornudo consentidor.

En las sexshops de internet se pueden encontrar infinidad de modelos de este accesorio.

También es muy común que el marido, ilusionado por el juego, acepte con bovina sumisión la indicación de la esposa de que lo lleve puesto un día al trabajo o al salir de comprar. Es decir, que no siempre se tiene que utilizar en el polvo corno si no que también es un elemento que puede emplear la mujer para marcar el camino al esposo cornudo.
Obviamente muchas parejas que conozco lo utilizan como un simple accesorio que da morbo al momento y sin el objetivo de causar un mal rato al marido aunque para muchos ellos ese malestar es una fuente de placer, maravillosa contradicción. Y aquí soy rotundo, si el cornudo disfruta llevando esta jaulita pollera es de ley facilitarle ese placer.


Si os animáis a usarlo podéis encontrar el accesorio con las siguientes denominaciones: dispositivo de castidad masculina o jaula bloqueadora de erección. En definitiva que no vais a tener ningún problema en encontrarlo por internet o en tiendas físicas de objetos para el sexo. Eso sí, os recomiendo que si os planteáis su uso procurar comprar calidad, tener en cuenta el tamaño y a esas mujeres cabronas que a veces juegan metiendo miedo al cornudo diciendo que han tirado la llave al río, como siempre digo, tener siempre una alternativa de salida que no provoque ninguna lesión en la colita y aledaños.

En algunas tiendas de sexo de internet se pueden encontrar hasta mil tipos diferentes en el apartado de castidad masculina.

Me consta que muchos amigos cornudos también se gastan buenos cipotes, no es lo habitual ya que por lo general el marido cuck suele tener colita de niño pero se dan casos de grandes pollas en el grupo de cornudos. Carlitos esto es para ti, trataremos este tema más adelante. Aquí si os digo que tengáis cuidado a la hora de comprar o elegir un modelo flexible los hay de anillos que permiten ajustarlo con cierta flexibilidad a la medida ideal.
Mi buen amigo carlitos y su bellísima esposa, Ventura, me comentaron el uso que hicieron de la jaulita estas pasadas Navidades.

“Hola de nuevo, Don Alberto:
Esta tarde Ventura ha estado paseándome por el centro de nuestra ciudad cargado con un montón de bolsas de Navidad. Resultaba bastante ridículo, ella caminando ligera y yo al lado cargado como una mula. Notaba cómo los hombres (especialmente ellos) me miraban de arriba a abajo. No sé si con pena o con burla, pero lo cierto es que normalmente los tíos no miran, pero en esta ocasión les llamaba la atención. Es verdad que otras veces ya me lo había hecho, pero nunca por nuestra propia ciudad. Ha sido bastante humillante y excitante al mismo tiempo.
Nos hemos encontrado con unos amigos de su ex y las miradas han sido para recordarlas toda la vida. Creo que todavía se estarán riendo a mi costa.
Claro, Ventura estaba tan caliente que cuando hemos llegado me ha dicho que para que usted se inspirara en su relato me iba a poner la caja de castidad, pero la pequeña que tenemos. Me ha dicho que, además, le mandara estas fotos dedicadas.
Espero que le guste todo.
Un reverencial saludo. “


El testimonio de carlitos seguro que es de interés para aquellas parejas que se plantean introducir el accesorio en sus juegos. Carlitos me confirma: “Para nosotros ha sido un proceso progresivo. Primero tienes que encontrar la caja que se adapte mejor a tu anatomía y no siempre es fácil. Además, si eres novato, no sabes bien cómo tiene que ser. Por mucho que leas por internet, no te haces a la idea de las intensas sensaciones que vas a tener. Vas descubriendo todo y vas evolucionando por el acierto y error. Los inicios, es verdad, no son como los habías imaginado antes de empezar”.
Carlitos me comentaba que al principio probaron con una jaula de metal pero se confundieron y cogieron una demasiado grande y pesada. “Era incómoda para llevarla debajo de la ropa y la polla se salía cuando estaba en reposo, algo incoherente con lo que se espera de estar enjaulado”.


Conozco a esta pareja y sé que Ventura no se conforma y así fue, después compraron una caja de plástico pero tampoco cumplía el objetivo y eso que la primera vez que la vieron parecía la ideal. Carlitos me confesó: “Tenía incluso incontinencia de orina y se me escapaba el pipí cuando la llevaba mucho tiempo. Me meé cuando iba por Madrid y pasé muchísima vergüenza. Nunca me había pasado algo así. Al final, también la abandonamos”.
Cuando estaban a punto de darse por vencidos dada la complejidad de las tallas y en la elección del material idóneo siguieron buscando y encontraron un modelo que parecía adaptarse a la anatomía polleril de carlitos. La clave, me confirmaron, “La empezamos a utilizar y cuando encontramos el anillo que se adaptaba mejor a la base del pene, fue una gran alegría. Por fin teníamos lo que buscábamos. De este modo, consigues llevarla con naturalidad. Pero la adaptación fue, nuevamente, progresiva. Dadas las experiencias previas, pensamos que no era buena idea (ni física ni emocionalmente) llevarla "sine die". Así que empezamos a utilizarla y descansar, utilizarla y descansar. Cada día un poco más de tiempo hasta llegar al punto en el que estamos ahora, a no quitársela ni para dormir.”
Y añade: “Ni que decir tiene que yo estoy caliente todo el día, siendo consciente de las implicaciones que tiene llevar una caja de castidad de continuo. Pero es mucho más. Ventura, que en principio no entendía muy bien cuál era el objetivo, se encuentra igual de excitada cada día. Además, participamos juntos de la evolución que estamos viviendo, de los logros que vamos consiguiendo, lo cual nos da una enorme alegría como pareja”.
Como siempre digo tampoco hay que magnificar determinados puntos y seguro que habrá muchos de vosotros, mis queridos maridos cornudos” que no encontréis el placer de portar la jaula polleril pero por qué no probar, a carlangas parece que le va fenomenal.


También tengo algún amigo que le gusta jugar a esto con su mujer pero que no se siente identificado con el rol de cornudo sumiso y que lo ha probado, no le agradó mucho pero tampoco le disgustó, es más, me comentaba que en ese momento en que su mujer y el amigo con el que suelen jugar se ponen a lo suyo ignorando su presencia siente un doble placer, en primer lugar contemplar esa escena entre ellos y después la sensación de sentir como el accesorio bloque la erección de su polla, todo ello le produce un placer especial me confesó.
Tengo también otro amigo, seguidor del blog. No puedo publicar sus fotos porque no me ha dado aún la autorización explícita para su publicación pero este amigo con novia al que le gusta llamarse con el nombre compuesto de “Claudia Sissy” le gusta ponerse la jaulita más pequeña que encuentra, tiene colita de niño, vestirse unos ligueros y embutirse en el ojete un plug anal a juego con el metal de la jaulita y andar como una puta loca durante el juego cornudo. Hay gente “pa to” que diría el torero.


En mi caso, os confieso, no me he encontrado con muchas parejas en las que el marido utilizase el accesorio pero es cierto que se está haciendo muy popular, supongo que internet y las redes sociales contribuyen a ello. La verdad es que hace unos cinco años, en un lugar de la costa levantina conocí a una pareja a través del blog, quedamos a tomar algo y tener un primer contacto por si había chispa y la hubo. El marido, un tipo de apariencia dura y de carácter en los primeros momentos ya en su casa se convirtió en una princesita y cuando empezamos a jugar mi sorpresa fue cuando su esposa y yo nos estábamos empezando a morrear y el tipo se bajó los pantalones y pude comprobar que llevaba unas bonitas medias negras y su polla, de un tamaño normal, estaba enfrascada en un dispositivo de castidad.
En fin, cada cual puede hacer con su polla lo que quiera, yo prefiero que me bloquee la erección el tope del coñito de la esposa, la verdad.
Como siempre, os animo a que participéis en el blog con vuestras experiencias y si os parece buena idea puedo dejar esta entrada abierta para añadir nuevas experiencias de lectores con estos fetiches y publicar las fotos que me vayáis enviando portando orgullosos la jaulita polleril.
Para el final lo más importante, mi agradecimiento a Ventura y carlitos por su sana amistad aunque cada vez estoy más quedado con ella, jejejejeje, pero quiero dejar negro sobre blanco mi agradecimiento por sus testimonios, en este caso por sus fotos y experiencias que hacen grande a este blog. Gracias Ventura y gracias a ti también, carlitos.

 


11 comentarios:

  1. De mi experiencia personal , FUE LO MEJOR que hice con MI MARIDO ya que el cinturon ademas de darme control tambien mantiene MAS Y MAS SUMISO A MI MARIDO y eso lo hace muchoooooooooo mas dócil , sumiso atento etc asi que SE LOS RECOMIENDO CHICAS

    ResponderEliminar
  2. Sois una patrulla de tarados mentales. Hay que ser gilipollas para ponerse ese artefacto en el rabo y sentir placer.

    ResponderEliminar
  3. Primero felicitar a Alberto por su artículo y comentar que desde mi punto de vista, es una opción muy morbosa para todos aquellos cornudos sumisos y esposas con amantes que deseen experimentarlo. La jaula de castidad potencia la experiencia de los cuernos consentidos, ya que aumenta el dominio de la hotwife sobre su cornudo, eleva el morbo para el macho corneador y potencia la sumisión del cornudo sumiso hacia ambos. Por supuesto es importante contar con el aparato adecuado y ante todo que pueda ser usado con seguridad. Si se consigue todo esto, el factor del juego psicológico en los tres participantes lleva a todos ellos a conseguir unas altas dosis de placer. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. En pleno rastro de Madrid está la tienda Amantis. Un lugar céntrico, no hay mucha variedad pero sí lo esencial y entre ello este accesorio para el sexo. Eso sí, suele encontrarse en el apartado BDSM y no en el generalista. Creo que en España, al menos en Madrid, no se encuentra mucha oferta de aros para pene y yo prefiero comprar viendo el producto que verlo en una página web, me da más fiabilidad.

    ResponderEliminar
  5. Alguna para de costa Rica?

    ResponderEliminar
  6. Así como los cornudos llevan este accesorio, las hotwives llevan una tobilleras con un as de picas, ¿¿hay algún accesorio que nos identifiquen a los corneador es????

    ResponderEliminar
  7. Mi gusto siempre fue sentirme menos que el otro, y en esta situacion seria la ideal para mi sentirme en minusvalia ante el y ella y mas ante ella que seria totalmente libre mientras yo como menos seria controlado por ella sin algun derecho.
    cornupeta.anaroldos

    ResponderEliminar
  8. Hola tocayo ,soy Alberto de Argentina, ni a mi, ni a mi sra le gusta la jaulita respetamos quien las use ,pero soy cornudo pajero o mamporrero, me gusta pajearme cuando mi sra coje con su macho de turno y a ella le gusta mirarme como me mato a paja mientras ella coje feliz y siempre esa pregunta que me encanta de sus labios ... te gusta verme cojiendo asi cornudo..hacete bien la paja mientras yo cojo mi macho, sos mi hermoso cornudo pajero, luego ella acelera la cojida y yo mi mano y acabamos los 3 juntos ella baña la verga del macho .su macho la deja toda la leche adentro y la mia va al piso y por supuesto luego mi maravilloso trabajo a limpiar y beber todos los jugos de su vagina ...beso y lamo con mucho amor, ella acaricia mi cabeza suavemente mientras limpio y me dice dulcemente ... asi cornudito limpiame ...y mientras limpio me sigo pajeanado, por eso no usamos la jaulita para hacerme la mejor paja de mi vida ,ver mi esposa cojiendo su macho siento que cada dia la amo mas..es un amor unico que siento por mi esposa corneadora soy un cornudo no feliz .refeliz...le pedi que nunca deje de ponerme los cuernos..hasta le pedi un macho de planta para asegurarme los cuernos y me dijo que no, que le gusta probar vergas distintas,no tengas miedo que los cuernos te van a seguir creciendo, es un amor...de esposa... a abrazo grande de Alberto de junin Bs As Argentina

    ResponderEliminar
  9. Desde hace un tiempo que practico boxeo. Mi esposa me ha puesto un cinturon de castidad, para que no me haga pajas y este fuerte cuando boxee. Le he pedido que se busque un amante que la folle y la haga disfrutar. En mi ultimo combate vine a verme acompàñada de su amante. Me gusto salir al ring y verla junto a su amante. La verdad que luche con mas ganas. como gane el combate, despues me dejaron ver como follaban. Como premio me sacaron el cinturon de castidad para que me la machurara delante de ellos. El amante me dijo que peleara por mi mujer y el la follaria. Mi esposa dijo estar muy acuerdo.

    ResponderEliminar
  10. Les comento que todavia no soy cornudo oficial, y llevo un largo proceso convenciendo de a poco a mi esposa que me ponga unos grandes cuernos. Comencé por imaginar un tercero en nuestra intimidad, cosa que le costó bastante, pero al correr del tiempo ya de imaginar agregamos un vibrador y aceptó tener dobles penetraciones entre mi verga y el vibro, ya imaginando que alguien más la cogia, entre ellos su ex, quien me confesó que la tiene mas grande y gruesa, y que la bañaba en abundante leche, le sugerí que cojiera con él, pero no quiso. Continuando con el tema, es que al día de hoy, por ahora con el vibrador montado, me dice que quiere hacerme cornudo, que buscará un macho bien dotado para que la parta y llene de semen y como se está soltando mucho mas, desde hace dos semanas me colocó una jaulita de castidad y está super contenta con la llave para todos lados. La pone muy caliente jugar con su vibrador y acariciarme la verga enjaulada, hasta me pide que me saque fotos en el trabajo y se las envíe, entiendo que esto la está definiendo para decidirse a ser una hotwife. A todo esto estamos haciendo planes de reservar una casa todo un fin de semana e invitar a un macho que ella elija, hasta puede ser su ex, quien sabe. Lo importante es que parece que pronto tendré unos grandes cuernos.

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")