Día de los Enamorados: La contradicción sexual de una esposa puede ser una humillación maravillosa para un marido cornudo

El 14 de febrero es ya una tradición en el blog. Me refiero a publicar en fechas próximas al Día de San Valentín, también conocido por el marquetiniano nombre de “Día de los Enamorados”, una entrada sobre este acontecimiento comercial relacionada con los juegos de pareja cornos o cuckold.
No voy hacer referencia a esas parejas que le ponen un poco de picante a ese Día y en lugar de hacerse una nueva declaración de amor e intercambiar regalos materiales, prefieren dar rienda suelta a sus deseos sexuales más ocultos y llevan a la práctica alguno de ellos con la excusa de San Valentín.
Por cierto, tengo información de algunas prácticas de parejas que casi todo el año llevan una vida sexual convencional que aprovechan estos días para sorprenderse a ellos mismos, realizar algo que solo queda entre ellos y que podría escandalizar al lector o lectora más experimentado de este humilde blog. Pero ya hablaré de ello algún día siempre y cuando me lo permitan sus protagonistas. 
Hoy me voy a referir a la generosidad que debe ser una constante en las parejas y matrimonios bien avenidos. Y cuando me refiero a generosidad lo hago al grado máximo y que debería ocupar un lugar protagonista en estos días de y para los enamorados. ¿Hay acto más generoso de un marido o novio que animar a su esposa a tener sexo con terceros y que esto suponga una complicidad y unión mayor en la pareja? Pues lo habrá, seguramente, pero este acto de un marido cornudo que anima a que su esposa se folle a otro tipo es uno de los más generosos y si no que se lo pregunten a alguna lectora de este blog. 
Y bien, si consideramos ese acto del marido como algo generoso fruto de su amor y que quiere lo mejor para ella, sería conveniente que la esposa, en otro acto de generosidad, no le pusiera pegas a la hora de responder al marido para llevarlo a la práctica. 
No me enrollo. La esposa debe entender que si el marido le propone un trío sexual con otro hombre o algo más fuerte como una práctica corna, ella debe ser generosa y darle una respuesta afirmativa en igual medida que la actitud del marido aunque al principio cueste entenderlo. Si eligen un buen corneador ella lo pasará genial y el marido quedará satisfecho.



Para esta entrada he elegido varias imágenes, las he bajado de una página web de imágenes porno amateur. En la imagen anterior vemos a la izquierda a un marido, fuera del lecho conyugal, observando al corneador retirándose después de darlo todo, y nunca mejor dicho, y la esposa se queda paralizada por el placer y el lógico cansancio tras el esfuerzo. Estoy convencido que el marido, después de ese instante, se apresuró a abrazar a su esposa y a la vez reconocer al corneador su actuación mostrándole su sincero agradecimiento por lo bien que se ha empleado con su chica.
Por cierto, es increíble el poderío de este orondo negro después de llevar al clímax a la blanquita esposa. Qué pena que no se pueda ver la cara del cornudo. 
Me tenéis que reconocer que esta imagen vale más que mil palabras para ilustrar un juego cuckold.
Concluyo con otra reflexión, para un cornudo consentidor y sumiso es más fácil llegar al clímax en este tipo de juegos si el corneador además de ser un hombre de carácter y sabiendo estar, es la antítesis de él. Es decir, si el marido es flaco que el corneador sea un gordo potente (como el de la foto) sí es rubio que el amigo sea moreno, y si es joven que el corneador sea un madurito experimentado. 
Algún cornudo me ha confesado el inmenso placer que le ha supuesto ver como otro tío, peor que él en muchos aspectos incluso físicos, se ha tirado a su esposa en su presencia y ha comprobado como su esposa disfrutaba de lo lindo. La contradicción sexual de una esposa puede ser una humillación maravillosa para un marido cornudo. 
Para finalizar incluyo otro par de fotos, también descargadas de la citada página, con una práctica que estuvo muy de moda y ahora que vivimos el imperio del selfie es muy común entre parejas ardientes.


Qué feliz puedes hacer a tu marido cornudo si le envías en estos días una foto como las dos que van a continuación y le das la sorpresa mostrando triangulito abierto con el siguiente mensaje: 

“Hoy es el Día de los Enamorados, mi amor, y te envío esta foto para ti pero para que también se la envíes a ese amigo del que me has hablado y con el que te apetece que hagamos un trío. Ya me dirás que opina tu amigo. Por cierto, si me gusta mucho quiero que al principio nos dejes a solas para que vayamos cogiendo confianza. Seguro que no te importa, cabrón.”


Cada vez están más presentes en la sociedad los cuernos consentidos

La verdad es que este tipo de prácticas cornudas siempre han estado ahí. Al igual que ha ocurrido con otros tipos de fantasías que no salían de la estricta intimidad de la pareja y que solos los iniciados disfrutaban de ellas. Lo cierto es que en los últimos años, y gracias a internet, los cuernos consentidos han tenido la atención de muchos y prueba de ello es que estos juegos cada vez tienen más adeptos.
Yo veo también su éxito en el hecho de que la vida sexual de la pareja evoluciona y que obviamente la mujer también tiene la obligación de ampliar su vida sexual sin necesidad de romper su estabilidad matrimonial.


Por qué una esposa no puede experimentar sexo con otros hombres fuera de su matrimonio. Por supuesto que puede, faltaría más, pero si además el marido cornudo disfruta de esta situación ya tenemos el tándem ideal para llevarlo a cabo. Mis queridas amigas indecisas a la hora de dar el paso a la propuesta del pesado de tu marido, no hay nada malo en que te folles a un amigo, tu marido lo disfrutará también.
Prueba de que los cuernos consentidos están arraigando en la sociedad es que se habla cada vez más de esta fantasía. Raro es el medio de comunicación, digital o tradicional, que no ha publicado algún reportaje sobre el asunto.
El último de ellos ha sido el prestigioso diario digital El Español. Recientemente en su sección de Salud, apartado sexualidad, nos ilustraba con un contenido cuyo titular no deja lugar a dudas: Los 'cuernos' consentidos son buenos: así pueden reforzar a la pareja
Como he dicho muchas veces en este humilde blog, este tipo de juegos, en la mayoría de los casos, aumenta la complicidad en la pareja y además les descubre un nuevo nicho de juegos sexuales en los que la esposa ahonda en el placer del sexo rompiendo la monotonía.
En el reportaje de El Español están de acuerdo con mi teoría, así subrayan: Un estudio concluye que la fantasía de contemplar a tu pareja haciendo el amor con otra persona no es disfuncional, sino todo lo contrario.



Está claro que tú, cornudo, cuando disfrutas como una perra viendo como tu esposa goza haciendo sexo con otro tipo "no es disfuncional" si no algo positivo. Os recomiendo, especialmente a esos maridos cornudos que me preguntan si les puedo aconsejar sobre lo que pueden hacer, que lean atentamente este contenido de El Español y que lo compartan con sus esposas. Ahí tendrán un argumento más para lograr su objetivo.
Les dejo el enlace:

Los 'cuernos' consentidos son buenos: así pueden reforzar a la pareja

Aquí va también el enlace a youtube del video CUCK Short Film con el que el diario digital El Español ilustra el contenido al que hago referencia. El final no tiene desperdicio. Y como saben, aquí me tienen para intentar ayudarles en sus objetivos cornudos. Esto es todo amigos, por el momento:


Nota del editor. Las imágenes que ilustran esta entrada me las ha pasado un colega de Tumblr yo no soy su autor ni me las ha enviado ningún lector para el blog. AT.


URGENTE: Marido cornudo en Madrid busca corneador 10 para su esposa hotwife 10

Pareja cuckold del Norte de España, con dos años de experiencias cuckold, buscan en Madrid, ciudad a la que acuden con frecuencia, un corneador 10 para la esposa hotwife 10. El cornudo estará presente durante el juego y puede participar dentro de su papel.


El corneador debe ser experto (demostrarlo) con buen físico, atractivo, seductor y con autoridad. Imprescindible buen rabo (nada por debajo de los 21 cm) y sabiendo usarla. Debe saber follar y dar mucho placer. Con aguante y lechero. Ojo, no buscan tipos que se autodenominan empotradores, quieren tíos caballeros que sepan (sin estridencias) seducir y hacer disfrutar a la mujer, tratándola como una dama pero sabiendo cuando está en modo guarra para darle con estilo lo que necesita.

Si estás interesado: envía tu presentación y datos al correo del blog: corneador.toro@gmail.com, adjuntando experiencias con pruebas, fotos demostrativas, etc. para que ella tenga criterio a la hora de decidir. Yo puedo influir en la elección, de acuerdo con las características que considero idóneas para un auténtico corneador y el perfil que quiere Sara, pero es ella la que elige y tiene la última palabra.

El corneador debe estar en Madrid, alrededores o desplazarse, dando por supuesto que es un caballero y un tipo serio. Los que no reúnan estas características o no envíen pruebas irán directamente a la papelera de borrados.

La pareja tiene ya experiencia en el mundo cuckold. Ella es un bellezón de 38, rubia platino, con un cuerpo diez. Podéis verla en las fotos. Es hotwife, no hay que convencerla a que dé el paso, ya lo ha dado…


AVISO

El día que quedé con esta pareja en Madrid para conocernos e intercambiar opiniones era una tarde-noche de octubre. Hacía una temperatura muy agradable. Quedamos en la puerta del Hotel XXXX. Hubo puntualidad por ambas partes. Os aseguro que cuando vi a Sara me quedé boquiabierto. Sara es de esas mujeres en las que te paras para verlas en detalle. Rubia, cuerpo proporcionado con curvas, una sonrisa preciosa, con estilo, un escote de escándalo (para provocar) que permitía distinguir la forma de sus senos y un sugerente canalillo en el que se podía ver como pendía un as de picas silueteado…

Os aseguro que Sara es de esas mujeres que cuando tienes algo con ella, jamás puedes olvidarla. En el sexo, me confiesa su marido-cornudo, es apasionada, con ganas de disfrutar y sabiendo valorar cuando un tipo está a la altura en todos los sentidos. Ojo, no buscan al típico empotrador de discoteca (hormonado y creído), quieren hombres con estilo, educados, sabiendo estar, con potencia y experiencia, seductores y con capacidad. Quieren caballeros que estén a la altura de Sara, es difícil, que sepan seducir a mujeres casadas delante del marido.


ANTECEDENTES
Hola Alberto, somos una pareja de un pueblo del Norte de España. Mi mujer tiene 38 años, un bellezón, rubia platino, ojos claros. Suele vestir provocativa, llama la atención.

Hace dos años que empecé a fantasear con que ella se convirtiera en mi hotwife.

Mi esposa es de esas mujeres que por sí sola atrae la atención de los tíos, de manera natural. Lo tengo comprobado desde que nos conocimos. Está claro que ella siente un placer especial al comprobar como los hombres se paran en ella, esto me animó a dar el paso.

Estaba convencido que por su aptitud y actitud teníamos una parte del camino ya recorrido. Por supuesto que fue necesario mucho diálogo, hablamos de los pros y contras, elaboramos estrategias en pareja lo que nos unió más hasta que un día conseguimos el objetivo.

El objetivo, Alberto, fue que mi mujer, delante de mí, se folló a un chulazo en un club de intercambios de Barcelona.

Al poco tiempo de la velada en Barcelona, mi esposa hizo un trío con dos chicos. Le dieron pero bien, disfrutó mucho. Yo me limité a observar con placer, como nunca lo había hecho, mientras grababa esos mágicos momentos y ver como disfrutaba.



Aquellos dos encuentros no fueron un riesgo para nuestra relación de pareja, es más, despertó una complicidad entre nosotros que con el paso del tiempo pierden muchas parejas.

Somos muy discretos, en nuestro entorno somos una pareja normal, incluso damos la apariencia de aburrida. Por eso todos los encuentros y juegos son fuera de nuestra ciudad. Nos gusta jugar pero nuestros hijos, nuestra familia y nuestro entorno es lo primero. Obviamente, no se entenderían estos juegos. De ahí que para asegurarnos la máxima discreción y privacidad, siempre jugamos fuera de casa.

Tras aquel trío, mi esposa se buscó en otra ciudad un follamigo. Eso sí, en los encuentros que tiene con este tipo yo ni estoy ni participo pero si la llevo al lugar de encuentro y espero abajo, en la cafetería, hasta que ella termina su ratito de placer (el camarero ya me conoce y empieza a sospechar algo)

Después de toda esta evolución puedo decirte con orgullo que somos una pareja cuckold y que yo soy un cornudo consentidor que llevo con mucho orgullo unos cuernos que cada vez son más grandes, más altos y con más puntas.

Por tu blog sabemos que conoces el tema y nos gustaría que nos guiaras y nos dieras otras ideas para seguir evolucionando. Sería un honor que conocieras a mi mujer en persona y que la emputecieras un poco más.


Mi respuesta
Después de leer con atención los correos de este amigo preparé mi respuesta. Me puse a su disposición pero antes tuvimos una larga conversación. Lo primero que le pregunté fue si su mujer estaba de acuerdo en continuar su evolución, siempre digo que es ella la que debe estar segura de dar el paso (la opinión del cornudo es secundaria) El amigo me dejó claro su postura: “lo principal y necesario para que los cornudos como yo disfrutemos es que la esposa esté de acuerdo y que disfrute de ello”.

Yo me dediqué un buen rato a ensalzar las bondades de su esposa. Os puedo asegurar que es un pibón, una mujer que hace doblar el cuello a cualquier tipo que pase a su lado, lo pude comprobar en varias ocasiones.

También me confesó que el había sido el impulsor de estas prácticas y que valoraba como un logro el que solo en dos años se convirtieran en una pareja cuckold. Me comentaba orgulloso como disfrutaban los dos de esta práctica… “Alberto, prueba de que ella disfruta es que tiene dos follamigos (siempre lejos de nuestro entorno), yo ni siquiera les conozco, mi mujer me ha mandado fotos de sus encuentros, sobre todo de cuando les está comiendo la polla. Las fotos la solía recibir estando en la cafetería de abajo mientras esperaba a que ella terminara".

También me confesó que ha estado presente en alguna de las aventuras de su esposa y me relató como su presencia ha supuesto una culminación de su estatus cuckold y el nivel de hotwife alcanzado por Sara. En concreto se refería a que contactaron con dos chicos, amigos entre sí… "la idea era quedar con ellos a cenar, mi mujer iría vestida muy provocativa con un vestido látex lo suficientemente corto para mostrar el triangulito del tanga y un indecente escote punto de atención de cualquier tío que pasara a su lado". “Yo tuve el privilegio y el inmenso placer de hacer fotos en la habitación del hotel y algún video que recogía como se la follaban delante de mí”, me aseguró el cornudo.

Me llamó la atención, no siempre ocurre, el grado de satisfacción que este amigo expresaba al referirse a los encuentros que su mujer había tenido, “todos eran chicos muy atractivos”, me aseguró.

No quitaba mérito a ninguno de los que Sara ya se ha tirado pero me planteó su deseo, quería darle a su esposa la oportunidad de tener a un corneador 10, con experiencia en este tipo de lides y que fuese proclive a que el marido esté presente, con la posibilidad (como yo digo) de que el cornudo tenga un papel proactivo (supongo que ya sabéis a que me refiero).

Y así llegamos al inicio de esta entrada en la que hago una llamada a toda la comunidad corneadora de España para buscar a un corneador 10 para una hotwife 10.

-->

("UA-21720468-1")