Al corneador, el culo y a la esposa del cornudo, también por el culo

Aprovechando que en estos fríos días se representa en Madrid la adaptación de la novela de Toni Bentley “La rendición”, interpretada por la genial Isabelle Stoffel, voy haceros una reflexión sobre la importancia del culo y el ojete en el sexo cornudo. Espero que os sea de utilidad y que demos al culo el papel que merece en estas prácticas. 

La genial Isabelle Stoffel

Para poneros en situación, Toni Bentley, ex bailarina estadounidense de ballet clásico, describió en “La rendición” su particular búsqueda personal a través del sexo anal. No os asustéis pero la autora, Toni Bentley, llegó a afirmar que “encontró a Dios dejándose follar por el culo”. Precisamente esas palabras “follar por el culo” impactaron en la cabeza de Isabelle Stoffel, la actriz, y se puso manos a la obra para personalizar la idea de la obra en un monólogo teatral. 

La belleza serena, inteligente de la actriz Isabelle Stoffel.

Para los que tengáis problemas de hemorroides es posible que os cueste entender como en la obra se considera al sexo anal como un acto sagrado, cito: “la entrada por la salida la lleva al paraíso”. Podría pareceros un exceso pero a los que alguna vez nos hemos dedicado a dar placer por el ojete a alguna mujer, supongo que esto también será extensivo a los que hayan petado algún otro de sexo masculino, podemos entender esa idea. Y es que amigos y amigas, cuando coges a una mujer casada con un culo redondo y un ojete bien dibujado que deje transitar sin problemas el cipote corneador…. Uf, es una maravilla. Y qué decir de esa sensación cuando embutes los 20 centímetros y el ojete se convierte en un anillo que aprieta de manera placentera el arranque del troncho la polla, no se puede describir hay que sentirlo. 

Toni Bentley llegó a afirmar que "encontró a Dios dejándose follar por el culo".

Sí, es obvio que hablo desde el que da, pero os aseguro que he conocido a muchas mujeres, sobre todo casadas, que me han confesado el inmenso placer que sienten cuando un buen rabo les folla el culo. Y seguro que alguno de vosotros aunque no os hayan hecho oralmente esta confesión habréis sentido como la afortunada dama se retuerce de placer al enrabarla el ojete. Sí, amigo, y ese placer alcanza el grado superlativo cuando después de disfrutar el proceso y lefar dentro, levantas la mirada y ves la cara babeante del marido manso que goza como un macho corneador hace feliz a su mujer y realidad su fantasía cornuda. 

Precisamente esas palabras “follar por el culo” impactaron en la cabeza de Isabelle Stoffel

Volviendo a “La rendición”, como es obvio la obra va a más allá de un simple monólogo sobre los placeres anales. Su intención también es reflexionar sobre la sexualidad y la relación en pareja. Desde luego que si tenéis oportunidad de verla no os la perdáis. La obra puede provocar sensaciones y traer a la mente situaciones vividas reflejadas en la maravillosa interpretación de Isabelle Stoffel. Os confieso que viendo su cuerpo, su belleza, pero sobre todo la forma de expresar el mensaje… vamos, que me la puso dura. 

“la entrada por la salida la lleva al paraíso”

Y llegados a este punto os digo la reflexión. Queridos amigos, una relación corna, se completa cuando el corneador disfruta del culo de la esposa. Como siempre os digo, no debéis presionar pero si os encontráis con alguna mujer reacia, tratar de convencerla con la razón y en la obra de “La rendición” podéis encontrar muchos argumentos. El marido cornudo también tiene que facilitar el tránsito del rabo del corneador en su esposa y convencerla de que ese paso puede llevar a una unión de pareja más solida. 


Cada persona es distinta y por lo tanto no se pueden encontrar dos culos iguales ni placeres parecidos. Pero subrayo es muy importante que no paséis por alto la importancia del culo en la relación corna. 



También es de recibo que la esposa, una vez alcanzada la complicidad con el corneador, le bese el ojete. Además de darle placer al amigo corneador, y seguro que sabrá agradecértelo, la esposa sentirá un placer distinto y muy importante, no dejes de mirar a tu marido cuando le estés comiendo el culo al corneador. 

Sí, amigo, y ese placer alcanza el grado superlativo cuando después de disfrutar el proceso y lefar dentro, levantas la mirada y ves la cara babeante del marido manso que goza como un macho corneador hace feliz a su mujer y realidad su fantasía cornuda. 

En resumen, el cornudo debe ofrecer el culo de su esposa al corneador, siempre que tenga su consentimiento y para ella sea una fuente de placer: “al amigo corneador el culo”. Y, por supuesto, un buen corneador debe saber “dar por culo” a la esposa. Y para cerrar el círculo, durante el acto, en esos momentos de relajo, es recomendable que el marido observe como su esposa le come el ojete al corneador, o para ser más finos, le hace un cálido y placentero beso negro. 



A continuación un enlace donde podéis encontrar más información de “La rendición” y su autora, Toni Bentley. A continuación el video promocional del Centro Dramático Nacional... no dejéis de verlo, es fantástico y seguro que después de verlo vais a querer más.





11 comentarios:

  1. una pregunta me intriga la foto de donde esta la chica en un banquito queria conseguir esa escena me podias decir el sitio de donde la conseguiste para buscarla

    ResponderEliminar
  2. Las fotos y material, forman parte de la campaña de promoción de la obra de teatro realizada por el Centro Dramático Nacional.
    En su web podrás encontrar amplia documentación al respecto.
    Aquí te dejo el enlace y gracias por tu comentario.

    http://cdn.mcu.es/espectaculo/la-rendicion/

    ResponderEliminar
  3. Hola soy Bebi, la palabra utilizada por Isabelle, "La Rendición" define a la perfección, lo que una mujer como yo, pretende demostrar a quien la está follando, que soy toda suya, y que el máximo exponente de entrega y placer también, es ofrecerle mi culo, para que me lo folle cuando desee, en señal de completa entrega al macho. Además de ser un acto, que demuestra que soy toda suya, a mi también me produce un gran placer, rematado maravillosamente, cuando el siente las contracciones de mi esfinter sobre su polla, cada vez que me corro y yo gozo, sintiendo su calente semen, llenar mi interior..... es sublime. Bebi

    ResponderEliminar
  4. Gran entrada. Añadiría que el enculamiento regular por parte del corneador de la esposa del cornudo es especialmente interesante y yo diría que imprescindible en el caso de que la pareja no practique la sodomía, quedando el ojo del culo de la hembra vedado por tanto al uso y disfrute del macho dominante.

    ResponderEliminar
  5. Es un tema muy interesante para alguien que como yo se está adentrando en este mundo como cornudo. Mi mujer tiene corneador fijo pero la relación todavía se está construyendo. Creo que llegará el día que le entregue el culo a él. Estaré encantado de que él disfrute de algo que yo no puedo disfrutar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupenda reflexión... cuando el corneador de turno pete el ojete de tu mujer, seguro que tendrás que contarlo por aquí. No olvides quedarte con todos los detalles.
      Creo que eres un buen cornudo.
      Alberto Toro.

      Eliminar
  6. soy un buen corneador venezolano, he hecho felices a los cornudos, incluso a varios cornudos al ver como yo penetraba a la esposa, me pidieron que también los penetrara por el ano, nunca lo había hecho con un hombre, los penetré y en cada uno de los casos las esposas gozaron, alcanzaron un orgasmo espectacular y por supuesto yo también, lo hemos repetido, es decir que desde aquella oportunidad que desvirgue a los cornudos, me han suplicado que también los penetre a ellos y como buen corneador he tenido que hacerles la penetración anal, primero a las esposas y luego a ellos, yo me imaginaba que estaba cogiendo a sus esposas por el culito y sinceramente bien rico que los cornudos tienen ese culito,no hay diferencia total culito es culito. mi correo es victorjoseucv1@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. A mi novia le encanta el sexo anal. Pero aún es reacia a incorporar otro macho en la cama. Por supuesto que mi mayor morbo es verla siendo penetrada analmente por otros hombres.

    ResponderEliminar
  8. pues tu dices lalo_tiburon@hotmail.com

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")