Crónica de la bajada al pilón de Jorge, marido de Luci, “primero sentí enojo, luego duda y al final acabé comiendo con placer el rabo del corneador”

En una entrada anterior, Luci nos narraba en primera persona como había sido su encuentro con un corneador después de tener el consentimiento de Jorge, su marido. ¿Recordáis? “Me ensartó de una metiéndomela toda". El proceso ha evolucionado a más, siempre hemos dicho que lo mejor es empezar por algo suave y si vemos que nos gusta la práctica de esta fantasía ir explorando siguientes niveles, así se lo dijimos a Luci. Vinieron otras puestas de cuernos y el deseo de Luci para que su maridito, el cornudo Jorge, bajara al pilón del corneador en presencia de ella.



No siempre es bien entendida esta práctica y lo mismo que respetamos esta opinión también exigimos el mismo respeto para las parejas que optan por esta variante de placer. Como todo en la vida hay que probarlo para luego opinar, es nuestro punto de vista. Bien cierto es que la bajada al pilón o comida de rabo del corneador en presencia de su esposa es alcanzar un grado magister en esta práctica y desde este blog consideramos que de obligado cumplimiento para todos los aficionados al tema. Alguna de nuestros lectoras nos dirá que esto es de “cerdos” pero, afortunadamente, hay gente y gusto para todos: respeto, respeto y respeto.

El caso es que después de intercambiar experiencias, testimonios, opiniones… desde el primer momento intuí que Luci lograría su objetivo y daba por hecho que Jorge bajaría al pilón, cumpliendo a la perfección el rito.

A continuación, pongo a vuestra disposición los correos en los que a modo de crónica fechada se narra el plantemiento, nudo y desenlace… contado por el matrimonio, Luci y Jorge. Lo sé, es bastante extenso pero no he querido cambiar ni una coma de lo que se dice ni restaros ninguno de los detalles. Leerlo con atención lo cuentan con tal claridad que a veces amagas con apartarte no vaya a ser que el corneador dispare sin apuntar. 

----------------
Luci: Una mujer preocupada que sabe lo que quiere (28.03.12)

Hola Alberto
¿Cómo estás? Yo ando ansiosa, estoy tratando de convencer a mi marido para que presencie la metida de cuernos y se baje a mamar!!

Ya estuve con el Corneador en dos oportunidades más y me reclama que vaya y el está indeciso, me ayudarías contándole alguna experiencia tuya en que te la haya mamado el cornudo así se la hago leer y lo motivo, ¿te parece? o algún otro consejo que me puedas dar desde ya agradecida y muchos besos.

Lu 



----------------

Respuesta de Alberto Toro a Luci (28.03.12)
Hola amiga...

Me alegro que todo vaya bien con tu corneador de turno. Me pides consejo.... calma y tranquilidad pero eso sí, sin pausa. Insiste a tu marido que deseas que esté presente en tu próximo polvo. No hace falta que le digas que te apetece ver su bajada al pilón, cuando llegue el momento tú puedes dirigir la polla de tu corneador a la boca de Jorge y dejar que haga... seguro que la chupa como un campeón.

mil besos

Alberto Toro.

----------------

Luci: Una mujer menos preocupada porque va a tener lo que quiere (30.03.12)
Hola Alberto

¿Cómo estás? creo que ya tengo convencido al cornudo para que venga a presenciar sus cuernos. Le he mostrado tu mail y el enlace para que vaya teniendo experiencia de otros. Lo leyó con atención y me dijo que quería escribirte personalmente para intercambiar sus inquietudes contigo le pase tu mail mi marido se llama Jorge y hará referencia a mí para que lo ubiques. Hazme quedar bien y dale buenos consejos!!!! jajaja..

muchos besotes

Lu 



----------------

Jorge, el marido de Luci, se confiesa después de tener los detalles de la infidelidad consentida de su mujer y que publicamos en este blog, plantea sus dudas y deseos ocultos de acompañar a su mujer cuando esté con su amante (31.03.12)

Estimado Alberto Toro

Soy Jorge esposo de Luci. Quería contactarme personalmente contigo para intercambiar mi nueva experiencia y escuchar tus comentarios. A instancias de mi esposa he entrado en tu blog, en los enlaces que me ha indicado y otros en general, me lo he leído casi todo. Realmente es muy interesante incluso el testimonio de Luci me parecía mentira verlo allí publicado (Luci publicó una experiencia en este blog hacía unos días con el título “Me ensartó de una metiéndomela toda)

Como sabes recién estoy entrando a este mundo soy un novato, aunque debo confesarte que siempre sentí un morbo con este tema. Desde que estamos juntos presentí que yo no era suficiente para calmar la sed sexual de ella que es desbordante. Era evidente que no la satisfacía totalmente

Ensayamos variantes con películas pornos, aparatitos, etc. pero ella quería más fue cuando me insinuó estar con otros hombres, en principio me dio rechazo aunque no enojo, volvía a la carga cada tanto y pasé del rechazo a la duda e indefinición.

Fue Luci la que tomó la decisión y ya no hubo marcha atrás siempre me he considerado de carácter débil más con ella, quedaba nada más que eligiera al Corneador.

Llegó el día cuyo relato ya conoces y está publicado en tu blog al que sólo puedo agregar mis impresiones y vivencias.

Cuando salía para la cita estaba esplendida me dio un beso y me pidió que esperara despierto. En ese momento se me hizo un nudo en el estomago al verla ir.

El tiempo se me hizo eterno, cuando volvió tenía un aspecto cansado pero feliz y relajado. Me besó y se sentó a mi lado en el sofá quería contarme con detalle lo ocurrido y habló rápidamente.

Yo escuchaba pasando del asombro al ver como mi mujer contaba mis primeros cuernos con felicidad y desparpajo y a medida que avanzaba sentía gran excitación y morbo comencé a tocarme para luego sacarla y hacerme una gran paja y por supuesto me acabé. Vi su cara de satisfacción por su logro y mi complacencia se sacó su bombacha (bragas) y me la pasó por la cara diciéndome lo bien que lo había pasado y que ya era su Cornudo para siempre.

Esa noche ella durmió placidamente desnuda a mi lado. En mi duraba la excitación.

Se ha encontrado con el Corneador dos veces mas relatándome todo a la vuelta y ahora desea que en la próxima esté presente, también lo quiere el Corneador.

Me surge el mismo dilema y sensación ambigua que al principio, los relatos, fotos etc. me gustan y me excitan muchísimo y deseo masturbarme con ello. El estar presente sin duda es una sensación mayor y completa y la deseo pero a la vez temo que me daría cierta vergüenza sobre todo estar cara a cara con mi corneador.

Quería que supieras como me he sentido seguramente no debe diferir de muchos en mi situación y en base a tu experiencia qué me puedes aconsejar para dar este último paso sintiéndome bien

Desde ya agradecido te mando un gran saludo

Jorge 

Jorge haciendo feliz a Luci. Le tiene dominado y  le hace feliz. A Jorge, el marido cornudo, le gusta ponerse los tangas de Luci.

----------------

Respuesta de Alberto Toro a Jorge (02.04.12)
Hola Jorge,

Está claro que no satisfaces a Luci por eso es conveniente que profundices más en tu papel de cornudo consentidor, pero sin tomar una actitud pasiva, es decir, no te tienes que quedar en casa esperando a que llegue tu mujer después de haberse tirado a alguno de sus corneadores. Esto no lo debes hacer. Tienes que procurar salir y acompañar a Luci, claro, sólo si ella te lo pide. Además, debes de plantearte seriamente que tienes que bajar al pilón. Puedes tener la seguridad que a Luci le haría mucha ilusión que lo hicieras.

Me hablas de duda e indefinición. Tranquilo, todos los cornudos consentidores, al principio, sienten esas emociones. Ahora bien, me tienes que reconocer que estás deseando pasar a la acción y ser testigo directo de lo puta que es tu esposa. ¿A que no me equivoco?

Para ser un novato, como dices, has encajado a la perfección la primera fase del proceso de emputecimiento de tu esposa. Tengo que felicitarte que sin darte cuentas cumpliste el rito del procedimiento corno al pajearte como un chiquillo mientras Luci te narraba, con pelos y señales, su encuentro con el corneador.

Te recomiendo que si no eres muy diestro con la cámara de fotos y video, conviene que hagas un curso acelerado, ya que además de bajar al pilón, te tocará ser notario de los cuernos que sucesivamente te irán poniendo Luci. Conozco a un cornudo como tú, que lleva un álbum en el que va incluyendo algunas fotos de las cornadas de su mujer, te aseguro que es muy romántico.

Sí llamo tu atención sobre un detalle que no cuentas en tu correo, no sé si se te ha pasado por alto o es que no te lo has planteado. Siempre es conveniente que después de una cornada, le huelas el chocho, o chocha como dicen ustedes, a tu esposa para que disfrutes del aroma del macho corneador mezclado con el perfume de tu mujer.

Quedo a tu disposición para cualquier dato o consejo que necesites.

Alberto Toro.

----------------

Jorge está nervioso porque llega el día, espera estar a la altura (03.04.12)
Hola Alberto

Mañana nos encontraremos con el Corneador en mi debut como Cornudo presente. La verdad es que estoy ansioso y trataré de estar a la altura de Luci. Debo confesarte que tus respuestas me convencieron realmente, quiero ser Cornudo y eso me excita muchísimo.

Le di tu beso húmedo a Luci, le encantó, ya se está preparando para el encuentro con lencería nueva

Gracias por hacerme ver que debo ser Cornudo y no avergonzarme por ello y mañana te comentaremos Luci o yo o los dos, nuestra experiencia

Muchos saludos

Jorge 

Jorge, el cornudo "mamón" en plena acción. Luci, feliz.


----------------

LOS CUERNOS Y BAJADA AL PILÓN DEL CORNO VISTOS POR LUCI, LA ESPOSA ABIERTA (04.04.12)

Hola Alberto

Acabo de volver del encuentro con Claudio (el Corneador) a pesar de que estoy agotada me pongo a escribirte para no olvidar detalle. Por separado Jorge te escribirá su experiencia.

Llegamos al departamento de Claudio nos recibió a mí con un profundo beso y puso su mano en mi cola fuertemente, luego le dio un apretón de manos a Jorge y se presentó como Corneador, mirándolo fijamente, mi marido bajó la mirada inhibido, en su papel

Claudio le preguntó por qué no había ido antes a nuestros encuentros y Jorge le respondió que no se encontraba preparado. Claudio le dijo que a partir de ahora debería presenciar los encuentros todas las veces que lo requiera y le dijo que no lo llamaría por su nombre sino por Corno.

Dicho eso fuimos al dormitorio y le ordenó al Corno que se quedara en el living que ya lo llamaríamos, ensayó una protesta que fue cortada tajantemente por mi macho corneador. Una vez en el dormitorio me sacó la ropa casi arrancándomela y comenzamos a besarnos y acariciarnos frenéticamente le pregunté por qué no lo había dejado pasar para que viera todo, a lo que respondió Claudio que quería que se excitara imaginando y que obedeciera a su corneador desde el principio. Esto me excitó más, me arrodillé y mamé su sable con desesperación, me agarró de la nuca y entró y salió de mi boca a su voluntad mientras me repetía que era su puta, reputa, y que haría conmigo lo que le gustara.

Bajé a sus huevos y volví a lamer su miembro por los costados mientras lo mantenía agarrado y me daba golpecitos en la cara, mi chocha se mojaba toda y acabé chupándosela como buena puta que soy. Mi macho se dio cuenta e intensifico sus embestidas hasta que de repente la saco y me acabo en la cara chorros de semen por mi pelo cara y cuello los recogí con mis dedos y los llevé a mi boca para deleitarme con el gusto de la leche del Corneador

Nos tendimos en la cama para reponernos, el Corno golpeó la puerta y pidió entrar. el Corneador accedió. Mi marido nos vio echados, a mí con rastros de leche en la cara y pelo, y a Claudio sonriendo y con su rabo grande pero relajado. Claudio dejo de reír y mirando al Corno a los ojos le dijo que se había acabado en mi cara y que ahora venia lo mejor. Le ordenó a Corno que se desnudara, comprobé que estaba muy excitado, se veía que tenía la pija parada, el muy cabrón. Efectivamente, la tenía parada pero al lado de la pija de Claudio era ridículamente pequeña

Ahora venía lo mejor. Efectivamente Claudio se puso de pie y le ordenó a Jorge arrodillarse y bajar al pilón con la doble intención, reafirmar su cornudismo, y para ponerla bien dura así me cogía de nuevo.

El Corno se arrodilló y Claudio se acercó, este tomó el miembro en su manos y lo llevó a su boca empezándolo a mamar sin chistar (te mandara fotos en su relato jaja) ante la mirada complacida del Corneador. Mi excitación fue total me masturbé metiéndome tres dedos en mi chocha ante ese espectáculo increíble.

Como hizo conmigo lo agarró de la nuca y le metió y saco el pollón hasta el fondo. Se lo sacó un momento para preguntarle si le gustaba a lo que Jorge respondió que sí y que quería más. Como te imaginarás volví a acabar con esa vista.

Cuando consideró suficiente la saco y le ordenó al Corno permanecer de rodillas. A mí me colocó en cuatro patas y buscó mi agujero para ensartarme como solo él sabe hacerlo, me hizo gritar de placer y a su vez miré al Corno diciéndole lo bien que me cogía y lo Cornudo e inútil que era.

El polvo fue largo y brutal, calculo 40 minutos, con embestidas cada vez más fuertes. El Corno intentó masturbarse pero mi macho se lo impidió con una orden que acató inmediatamente. Al fin la sacó y acabó parte en mi espalda, en mi culo y chocha. Pude acostarme totalmente agotada y Claudio ordenó al Corno limpiarme lamiendo toda la leche de mi cuerpo. El cornudo lo hizo desesperadamente, me limpiaba con dedicación y esmero. También lo dejó masturbarse simultáneamente, creo que no hizo más que tres o cuatro movimientos y acabó todo por la retención de leche que tenía jajaja.

Cuando terminó de lamer, Claudio le ordenó que se vistiera y nos dejara solos ya había terminado su iniciación presencial de Cornudo. El Corno se retiró sumisamente a casa.

Quedamos Claudio y yo a solas y nos dedicamos a coger un par de veces más en otras posiciones.

Volví a casa, el Corno estaba en el living, le pregunté como lo había pasado y me dijo que muy bien. También preguntó si su comportamiento había sido satisfactorio a lo que conteste que sí, por ser la primera vez, pero que en adelante se le requerirían más cosas.

Termino de escribirte como vine, sin bañarme ni nada y me voy a acostar quiero que sienta el olor de mi macho y su leche en mi cuerpo. Que puta me siento!!!!!

Muchos besos querido Alberto
LU 


----------------
LOS CUERNOS Y BAJADA AL PILÓN DEL CORNO VISTOS POR JORGE, UN MARIDO QUE ASUME Y DISFRUTA SU PAPEL DE CORNUDO CONSENTIDOR (10.04.12)

Hola Alberto
Me dijo Luci que aguardabas mi testimonio ya vi su relato por lo cual me limitaré a comentar brevemente mi participación como cornudo presente.

Al llegar nos recibió el Corneador que me impactó por su presencia y seguridad me sentí empequeñecido ante su figura varonil enseguida se retiraron al dormitorio quise ir con ellos pero Claudio (el Corneador) me lo prohibió y no dude en obedecerle a pesar de mis ansias de estar presente.

Al estar cerca sentía exclamaciones, jadeos y frases entrecortadas que hicieron que se me pusiera dura pensando en lo que pasaba luego de un rato sentí calma y me animé a entreabrir la puerta, Claudio me dejó pasar estaban acostados ella enlechada en su cara pelo y tetas apoyaba su cabeza en el pecho de él, que se reponía de una acabada memorable.

La cara de Luci lo decía todo estaba entregada a su hombre totalmente. Me ordenó desnudarme y así lo hice sintiéndome avergonzado por el tamaño de mi verga (normal) contra un gran pitón.

Se puso de pie y me ordenó arrodillarme y mamarle (bajar al pilón como dicen vds) mi pulso y respiración se aceleraron ya que sería mi debut en mamar una verga!!!

Me arrodillé y se aproximó ya con su pilón semiparado y agarrado con una mano me lo acercó a la boca, no dudé un instante y enseguida me lo metí mamando ese palo enorme tratando de imitar a mi mujer. Rápidamente se endureció en mi boca dificultándome el mamado, el me agarró de la nuca y me cogió por la boca, mientras me preguntaba si me gustaba mamarla y se refería a mi como Corno, le dije que si que deseaba seguir pensé que iba a acabar pero suspendió y se dirigió a Luci que se masturbaba locamente con sus dedos mientras me recordaba lo cornudo que era.

La puso en cuatro patas a mi me indicó que quedara arrodillado y mirara sin tocarme lo que fue un suplicio y procedió a cogerla maravillosamente con un ritmo y una ganas terribles no sé cuanto pasó, sé que de repente la sacó y acabó sobre su culo y chocha abundantemente, ella había acabado antes varias veces.

Me ordenó lamer y limpiar su leche me abalancé sobre mi mujer que se había acostado desfallecida y procedí a lamer toda la leche ante la mirada sonriente del Corneador que me decía, “dale Corno, tómatela toda, deja limpita a tu puta esposa y ya te podrás tocar que vas a reventar jaja”.

Así lo hice, tal era mi calentura acumulada que acabé apenas tocarla.

Cuando terminé Luci quiso ver mi cara toda mojada de leche de su macho. Riéndose me dijo si era rica a lo que conteste que sí.

Claudio me dijo que me vistiera y que podía irme, quería estar un rato más a solas con la puta (así se refirió siempre a Luci)

Le obedecí y me fui, luego de un rato llegó ella muy cansada y enseguida se sentó en la computadora para escribirte el relato. Luego se desvistió y se acostó quedándose profundamente dormida

Fue realmente una experiencia inolvidable por ser la primera y viví a pleno el placer de ella del Corneador y el mío propio como Cornudo sumiso. Una cosa es que ella te lo cuente y otra presenciarlo, sobre todo cuando el Corneador es de la calidad de Claudio, no puedes más que someterte a sus deseos y apreciar lo bien que disfruta la mujer de uno ante semejante sujeto y lo poco que soy para satisfacerla.

Espero haber cumplido tus expectativas y las de Luci. Seguramente, lo ocurrido será el inicio de nuevas experiencias. Aguardo tus comentarios y preguntas.

Muchos saludos
Jorge

Jorge, el cornudo de Luci, todo un "comepollas"

----------------

Bueno... pues esto no es todo amigos. Seguro que tenéis algunas dudas, yo también. Por eso en la siguiente entrada publicaremos una entrevista con respuesta de ambos: Luci y el cornudo. A veces las imágenes son insuficientes para explicar lo que se siente. Abajo el enlace de la anterior entrada en la que la protagonista era también Luci.

8 comentarios:

  1. Una historia increible, la verdad que se disfruta mucho más bajando al pilon, pero lo que mas se disfruta es la felicidad que pone la cara de ella.
    Un cornudo de Huelva.

    ResponderEliminar
  2. Fantástica la experiencia que nos habéis relatado y que ha todo cornudo seguro que le trae muy buenos recuerdos. Yo siempre recordaré la primera vez que bajé al pilón!!! Fue algo indescriptible. Besos para los dos de un cornudo madrileño y serrano!!! De la tierra de Vitorino donde se crian los mejores cuernos!!!

    ResponderEliminar
  3. Tremenda historia y muy excitante,cuanto me gustaria quedar con vosotros.Saludos

    ResponderEliminar
  4. hojas Sr toro, la historia de mi vida de cornudo feliz es en algunos puntos muy parecida a la de jorge y lucí. Con la faltante de que yo no me e bajado al "pilon". Elena, así se llama mi esposa, me lo a pedido y yo también lo deseo sólo que no me animo todavía..¿Como podemos contactarte?..saludos y esperamos nuevas historias.. A por sierto Somos de México de bajá California sus..saludos..

    ResponderEliminar
  5. me gusto mucho tu historia, hace tiempo que bajo al pilon y recuerdo, como tu, lo maravilloso que fue la priimera vez, tambien recordara, si lo haces algun dia, cuando tambien te folle a ti el amante de tu esposa, es lo maximo!!

    ResponderEliminar
  6. El jefe viejo de mi mujer, se la esta follando y Ella me lo cuenta como si fuera fantasia.Yo se que es verdad y me pone cachondo.?Como puedo sacarle la verdad? para disfrutar todavia mas.?.

    ResponderEliminar
  7. muy buena historia,yo tambien soy un cornudo y me gusta ver como se follan a mi mujer frente a mi.

    ResponderEliminar
  8. Yo tambien hice lo mismo y me gusto la prueba es que soy una mariquita sumisa sigo acompañando a mi esposa ahora como nena a veces me usa el macho es divino

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")