Detrás de la puerta de nuestro dormitorio oigo los gemidos de mi novia mientras el corneador se la está…

Con permiso de mi admirado Giorgio Bassani he utilizado el título de una de sus novelas, "Detrás de la puerta" para completar el de la entrada que nos ocupa. De paso, aprovecho para recomendaros la lectura de esta novela de Bassani, os gustará.


Creo que el titular deja pocas dudas sobre lo que os vais a encontrar en el siguiente audio. 
Un amigo lector del blog me ha enviado este archivo. Lo grabó pegado a la puerta de su dormitorio. La que gime es su novia que recibe las embestidas del amigo de la pareja. El corneador es un muchacho de Madrid que ha viagrizado, en cierta manera, la vida sexual de esta pareja. Al muchacho no se le oye muy bien en el audio pero sin duda se le siente.
Escuchar con atención, poner el volumen al máximo, como dice el gran Diego Manrique y disfrutar de ese momento. Ojo, no es video, sólo audio.


video



Os cuento de los antecedentes y como llegó la pareja a este momento cumbre
Hace un año contactó conmigo el novio de esta pareja de Madrid. Me felicitaba por el blog del que se consideraba lector habitual y me hacía partícipe de alguno de sus secretos de alcoba. Por lo que me contó, disfrutaban de una activa vida sexual, llevaban juntos seis años y en ese tiempo no había día que no cayeran uno o dos polvos.
Este frenesí sexual les llevó a meterse por otros caminos y probaron los tríos con otros chicos. Tenía que ser sólo con chicos ya que su novia quería ser la única mujer en estos juegos de cama.
Hicieron los convencionales tríos HMH: doble penetración, tú por delante yo por detrás y otras prácticas dentro de este palo sexual. También realizaron tríos con un ligero toque bisexual, es decir, besos a tres, comida de rabo a dos bocas, etc. etc.
El caso es que la princesa de este cuento, la novia de mi amigo, empezó a aburrirse también con los tríos. Fue rotunda y le soltó: “estoy un poco cansada de esto, resulta hacer sexo por duplicado, ya que todos los chicos que vienen son una copia tuya”.

Plaza de Nelson Mandela en pleno centro del madrileño Barrio de Lavapiés.
Plaza de Nelsón Mandela en el madrileño y multicultural Barrio de Lavapiés.
Mi amigo le comentó el contenido de este humilde blog y las posibilidades que el sexo corno podía ofrecerles. También le subrayó que dada su fogosidad, la práctica corna suponía incorporar a la pareja a un tipo más activo que él, con más rabazo y con otro estilo de follar. En definitiva, cambiar. A su chica le pareció una idea fantástica.
Me vais a permitir en este punto que haga referencia a una anécdota que nos contaba un genial profesor de Publicidad que tuve en la carrera. Además de la teoría de cómo funcionaba una agencia en los años cincuenta, sesenta y setenta, también hacía referencia a las prácticas que no venían a los manuales. En su experiencia como jefe de cuentas de una agencia multinacional, nos decía que cuando estaban en negociación con un nuevo cliente siempre incluían en el equipo a un gancho, es decir, a una mujer que fuera la antítesis de la esposa del cliente. Esto suponía una ayuda importante a la hora de convencerle para que les eligiera como agencia. Puta publicidad y como han cambiado los tiempos.
Digo esto, como recomendación para muchos de vosotros que me pedís consejo sobre que tipo de corneador es el más conveniente para la esposa. Y como siempre digo: que el corneador tenga aptitud y actitud y a ser posible que sea una antítesis o casi del marido cornudo. Por ejemplo, si el cornudo es moreno elegir un rubio para que la reina varíe.
A diferencia de otros casos que he comentado aquí, en esta pareja la complicidad y predisposición de la novia a realizar la fantasía era del cien por cien. Menuda es ella, una gran mujer, sin duda.
Y se pusieron manos a la obra. La pareja vive en el madrileño barrio de Lavapiés. Los días siguientes a la decisión pasearon por las calles y bares de la zona, como sabéis esta zona de Madrid es un punto en ebullición multicultural que también os recomiendo que visitéis. Por la zona fueron a calles y locales que son frecuentados por chicos de color, no descartaban la posibilidad de que el amigo fuera un auténtico bull negro. Después de unas semanas sin encontrar lo que querían optaron por las páginas de contactos y redes sociales.

Por la zona de Lavapiés fueron a calles y locales que son frecuentados por chicos de color, no descartaban la posibilidad de que el amigo fuera un auténtico bull negro. 

Recibieron cerca de 75 propuestas de chicos tras poner algunos anuncios. Descartados 70 se centraron en cinco y me mandaron los perfiles de ellos. Le recomendé a un muchacho de 36 años, trasmitía veracidad, seriedad y era muy diferente a mi amigo, en casi todos los sentidos, además tenía experiencia en esto de los juegos de cornos. Aprovecho para recomendaros precaución con los perfiles de las páginas de contactos, en muchos casos no es que mientan pero sí exageran un poco y os podéis llevar desagradables sorpresas.
Llega el día y pareja conoce a chico elegido. Chico es más alto, con más rabo y con dilatada experiencia en sexo con casadas. Chico gusta a novia de mi amigo y este dice que adelante. Eso sí, mi amigo quiere dejar claro una cosa, se trata de un trío corno a nivel iniciático, es decir, que mi amigo quiere estar presente y participar, novia sonríe y chico no pone objeciones.
Mi amigo me confesó desde que se levantaron del bar para ir a su casa, situada a pocas manzanas, el chico estuvo sobando a su novia sin parar. En ese momento mi amigo se dio cuenta de que era un tipo bastante dominante y que su novia no ponía pegas a sus indicaciones y manera de actuar.
Cuando llegaron a casa mi amigo abrió una botella de vino, mientras, la pareja estaba entregada a un morreo en el sofá, me confesó que en ese momento empezó a sentirse invisible. Los besos dieron paso a un magreo más fuerte y empezaron a denudarse mientras se dirigían al dormitorio. Mi amigo detrás de ellos iba recogiendo la ropa que los dos iban tirando y dándose cuenta que su novia estaba disfrutando al máximo.
Tumbados y desnudos en la cama, con medio rabo metido en la en la rajita de la princesa, mi amigo optó por desnudarse y tirarse a la piscina pero dada la fogosidad de los otros dos pensó que lo mejor sería situarse a la espalda de su novia e intentar pillar algo de cacho.
No le dieron opción, su novia le daba la espalda en el más amplio sentido de la frase y cuando intentaba algo era bloqueado por los otros dos como si estos fueran la defensa en zona de Los Angeles Lakers. Estaba claro, le tocaba estar de miranda y para mirar mejor se levantó de la cama y se sentó en el sillón de la habitación donde pudo contemplar en zona Premium el polvazo que se estaban pegando.
Aquella primera sesión se prolongó hasta altas horas de la madrugada y mi amigo se liquidó el solito la botella de vino, fue testigo de aquel encuentro y pudo comprobar en que lugar de la cama se derramaba la lefa que no entraba por los agujeros de su novia quería memorizarlo porque luego le tocaba a él dormir en esas mismas sábanas.
No os he hablado de la novia. Es una chica de 26 años, vestida os puedo asegurar que llama la atención y desnuda es de esas que desprenden una sensualidad en sus curvas que te dejan boquiabierto. La conozco y tiene un cuerpo precioso pero lo que más me llama la atención es su sonrisa, de catálogo. Es una belleza latina con mezcla de padre español y madre dominicana, una maravillosa consecuencia de lo que nos ha traído la globalización, no iba a ser todo malo.
De mi amigo os diré que es el típico chavalote, de estilo muy similar a lo que circula por Lavapiés, una excelente persona, con una incipiente calvicie y un cuerpo en el que abundan los tatuajes. Tiene buena herramienta según novia pero no es comparable con el cipote que se gasta el amigo corneador, así me lo describió mi amigo: “anchote, cercano a los 22 cm que entraban en su totalidad en el coñito de mi chica y sabiéndolo manejar”.
Después de aquel primer encuentro mi amigo me confesó que dudaba volver a repetir la experiencia, al menos con el mismo corneador. Le quedó cierto sabor agridulce, no se esperaba que su papel en aquel primer encuentro se iba a limitar a estar viendo como otro tío se follaba a su chica en su presencia. Su novia, según me comentó, no volvió a hablar del asunto y tuvieron otra vez sexo satisfactorio pero aquella escena no se borraba de la mente de mi amigo y en el fondo quería sentir otra vez todo lo que experimentó en esos momentos.
Me pidió consejo y le recomendé que disfrutara del recuerdo y que si su novia había quedado satisfecha, no tenía derecho a hurtarle la repetición de la experiencia pero noté, y fui muy sincero con el, que aunque no lo reconociera por su actitud y comentarios yo estaba convencido que había disfrutado tanto o más que su novia. “No jodas Alberto”, eso respondió a mi afirmación.
“No jodas Alberto” pero dos semanas después volvieron a quedar con el muchacho. Sólo para tomar unos vinos y charlar, eso fue lo que mi amigo le dijo al ya corneador de su novia: “nos gustaría que nos contaras alguna de tus experiencias y tomar algo, nada más, si mi novia quiere, adelante, pero si no, cada uno para su casa”.
Quedaron en un bar que últimamente lo está petando, el que está al lado del Teatro Pavón. La verdad es que con el follón que había en el local poco pudieron hablar pero el corneador, según me dijo mi amigo, no perdió el tiempo y desde el minuto uno no dejó de sobar a su novia. Salieron del bar para tomar otro vino en un sitio más tranquilo pero se decidieron que lo mejor era irse, los tres, a casa. “Alberto, me sentía un poco fuera de lugar, ellos iban amarrados como novios, haciéndose confidencias, riéndose y yo como una carabina de la pareja sin ninguna autoridad”.

El bar está al lado del Teatro Pavón que últimamente fue sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico. Subiendo por la calle de Embajadores a la derecha.

Ya en su casa el magreo fue de escándalo. La novia le bajó los pantalones al corneador nada más entrar y empezó a comerle el rabo de manera ansiosa y tragona. Mi amigo me confesó que se retiró porque temía que le hicieran bajar al pilón y por eso sí que no iba a pasar.
La historia se volvía a repetir, los dos terminaron de desnudarse y a tirar la ropa el suelo y mi amigo a recoger. Ya en la habitación, tumbados en la cama, el corneador le empezó a hacer una comida de coño de las que crean afición para a continuación empezar la faena centrándose en la boca de la princesa con un pausado beso profundo, muy profundo. Mi amigo fue a sentarse en el butacón del dormitorio pero antes de hacerlo el corneador, interrumpiendo la comida de boca que le estaba haciendo a la novia, le indicó que saliera de la habitación y cerrara la puerta. Mi amigo se quedó inmóvil sólo reaccionó cuando su novia le sugirió con una cómplice sonrisa: “hazle caso papi”. Entendió lo que le tocaba pero lo que no comprendió es que en ese momento tuviera una fuerte erección mientras abandonaba la habitación y cerraba la puerta.
Detrás de la puerta, sentado en el salón de su casa, pudo oír el traqueteo de la cama y los gemidos de su novia. No cayó hasta el momento en el que creía que estaban con el tercer polvo que podía grabar el sonido de los gemidos de su novia y el escándalo sonoro del que todos los vecinos eran testigos. Con él su novia no gritaba tanto. Lo grabó en su Smartphone y me lo envió como prueba. Y esto es todo amigos.

Una típica imagen de Lavapiés y las fachadas de sus más que centenarias corralas.

9 comentarios:

  1. Impresionante experiencia Alberto , me dejó con mucha curiosidad y con ganas de saber más ,sobre lo que dices que el corneador debe ser la antítesis del marido. Podrías explicarlo más a fondo tal vez en alguna entrada. Soy Luis de la entrada de Lola ... Pronto te envíare una historia nueva sobre nuestra experiencia en el mundo cuckold. Saludos desde Lima Perú.

    ResponderEliminar
  2. Muchos de vosotros habréis observador que vuestros comentarios no aparecen publicados. No se debe a ningún error informático ni a los misterios del éter. Lo que ocurre es que cuando empleáis palabras que no se ajustan a la línea marcada en el blog, expresiones ofensivas o violentas, o que denigran a la mujer son automáticamente borradas.
    El respeto empieza por la palabra. Dicho esto, os animo a que si queréis publicar un comentario, por supuesto que se va a respetar la libertad de expresión y opinión, pero eso sí, desde el respeto, la educación, la higiene y la admiración a la mujer, lo más bonito de la tierra.
    También he observado que muchos de vosotros queréis contactar u ofreceros como corneadores o etc... Me parece estupendo que lo hagáis y siempre que pueda se publicarán pero cuando se trata de hacer publicidad de las cosas más insospechadas o simplemente ponéis una dirección de correo o un número de teléfono móvil o celular, tampoco se publicarán.
    Saludos Cordiales.
    Alberto Toro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy excitante la experiencia...no sé qué tienen los gemidos que son capaces de poner burro al más casto de la tierra, sobretodo si se escuchan en la intimidad de la noche..
      Para algunos, fueron csi nuestro primer contacto con la sexualidad en pareja, escuchando a nuestros compañeros de piso cepillarse al ligue que habían logrado...más doloroso era cuando la que gemía era la compañera de piso de la que andabas enamorado...y aún así era excitante y la convertía en un ser más deseado todavía.
      Recuerdo a Javi, un tío de uno noventa y cien kilos, bastante simplón, pero que ganaba pasta, era ya militar, y los fines de semana curraba de portero de bares de marcha. Compañero de piso nuestro, se traía a su novia, de 19 tacos, que la tenía loquita...yo los fines de semana me iba a mi pueblo, y no vivía las movidas que se montaba entonces en el piso;sin embargo, un finde que me quedé a estudiar, llegaron al apartamento y se metieron en su habitación...al poco, se empezó a oir suspirar...aquello fue en aumento, y cuando llevaba ella media hora de reloj y yo dos pajas, me cansé de hacer oreja: La madre que los parió, yo que me despacho en tres minutos!!! no sé qué empleaba con ella, si lengua o rabo, pero la chavala no calló en más de media hora...me dejó el listón muy alto, el tal Javi de los cojones.
      Supe que lo habían dejado, ya que este tío, con esa ocupación el fin de semana, tenía más peligro que una bomba...le puso los cachos a la chavala y lo mandó a cascarla,,
      No creo que encuentre otro chochito como aquél, tan rendido y disfrutador..

      Eliminar
    2. Jajaja me encanta cuando se emocionan de los gemidos que emitimos cuando estamos cogiendo saben ustedes que el 80% de ellos son falsos por mucho que el chico sea enorme o muy diestro en las artes amatorias seguramente ella esta gimindono no para su amigo en turno lo mas seguro es que lo aga para su marido que sabe que esta detrás de la puerta por que aun que en el relato no lo mencionan su juego a de ser ese y para darle sabor al relato el omite esa parte para que nos prendamos con la infidelidad de su novia(por cierto muy largos molestan lo mejor es ancho lo largo solo es morbo visual lo rico es que sean anchas eso es lo rico y sus esposas no me dejaran mentir no hay nada como una buena Verga goooorda 👿😈) por sierto soy lily Besos saludos de sus amigos LiyRicSex

      Eliminar
  3. Lo entiendo en mi comentario anterior si me excedí con mis palabras se que no se deben usar y menos en un blog que no es el mio pero persibo mas que las palabras antisonantes es la ideología que tengo sobre los machos alfa (el tamaño delnpene no tiene nada que ver con lo macho que eres o dejas de ser, el ser alfa es una actitud) yo creo que esos son los motivos por los cuales no se publico mi comentario, quisiera aclarar que este mensaje en ningún momento es en tono de molestia se que en tu blog siempre a existido libertad de escribir lo que se quiere, se que me deje llevar por el trato que ella le da en el relato a su hombre y si es verdad el término que utilize con ella no fue en tono cachondo sino despectivo por lo cual pido una disculpa y explico ( no puedo soportar que un hombre sea tratado de esa manera, mas ahora que la mujer ha tomado mucho poder en todos los ámbitos, yo creo mas que en un dominio es una complicidad de ambas partes que el invitado es solo eso y es reemplasable no tiene ningún derecho de usurpar el lugar del marido) yo creo que el consentidor no debe ser sumiso sino controlar la situación para poder ayudar a su amada en caso de peligro (lo menciono por la violencia que existe aquí en México donde uno nunca sabe) en conclusión una disculpa por discrepar con tu ideología de que el invitado (corneador) someta al matrimonio y controle la sexualidad de hambos (por ejemplo aquí en México hay una pareja cuckold que los encuentras como @miaumiauhw el es sumiso en el juego pero controla todos los aspectos de todos los encuentros el es el alfa de la relación y su juego es el de someterse en el acto sexual por su parte ella hace comentarios sobajandolo durante el juego y si los conoces en persona el es quien lleva las riendas y dice si los candidatos son aptos o no para su juego. Sin más por el momento de nueva cuenta te pido una disculpa por ser harrevatado en mis comentarios y dejarme llevar por mis emociones y espero no volver a cometer este error y continuar participando en tu blog que tengas un excelente día tus amigos LiyRicSex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis queridos amigos,
      Gracias por tu comentario, demuestra que eres un caballero y que cuando uno reconoce el error, yo sé que estoy ante un hombre y un valiente.
      Yo entiendo tu postura. En las fantasías cuckold como en otras relacionadas del sexo no se puede decir que haya elementos puros, es decir, no hay ni el cornudo consentidor cien por cien ni el corneador cien por cien. Como siempre digo hay un amplia escala de grises entre el blanco y el negro. Y cada pareja, cornudo y esposa abierta, con el corneador de turno que toque, pueden situarse en el color que más le satisface.
      Un cordial saludo y mi admiración, como siempre, a esa gran NACIÓN QUE ES MÉXICO, VIVA MÉXICO¡¡¡

      Eliminar
  4. Excelente historia Alberto!!!! consultó Alberto, como convenzo a mi esposa de hacer algo así? estamos en la etapa de fantasear, me dice que le gustaría que nos miren cojer a los dos, que le gustaría un trio y estar con un desconocido...todo en la fantasía me dice y que no se animaría a concretar.
    A ella le encanta que la miren y la verdad que esta muy buena. Como sigo??
    Se pone muy caliente cuando cojemos y hablamos de eso, pero no se como seguir para concretar algo, aunque sea soft.
    Saludos desde Argentina.
    Luis.

    ResponderEliminar
  5. A la mujer los esposos deberiamos respetar su libertad y que sea total. Si se tiene la fortuna de que ella diga abiertamente que quiere probar más vergas, lo que es mas, que quiere vergas gordas y sabrosas y no solamente la del esposo, lo mejor es facilitar todo, hasta si quiere ella que use la cama y se revuelque a gusto con otro con aviso y sin aviso.

    ResponderEliminar
  6. Que ha pasado que ya no habido aportes de las parejas siempre estoy pediente de algo nuevo

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")