Desde Brasil: mi esposa

Estoy convencido, el candaulismo fotográfico es en la mayoría de los casos un paso previo a convertirse, de hecho, en un cornudo consentidor. Se empieza explotando el punto exhibicionista de la mujer, se alcanza la temperatura óptima y después de unas cuantas sesiones se busca a un amigo corneador para que complete el trío de ases: la pareja formada por esposa y corneador, además del marido testigo fotográfico del hecho.
En una próxima entrada vamos a entrevistar a un marido candaulista que aún no ha dado el paso para convertirse en un cornudo consentidor, la esposa no quiere,  pero estoy convencido de que pronto la convenceremos. Con su testimonio seguro que muchos de vosotros, queridos lectores cornudos, os sentiréis identificados y encontraréis en sus respuestas una gran ayuda.
Desde Brasil un seguidor del blog nos envía una serie de fotos, de su esposa, y que con su permiso publicamos. Nos dice que son las primeras y que la tiene casi convencida. De lo que todos estamos convencidos es que con una esposa así, sería un pecado no compartirla y disfrutar con ello, además de robarla la experiencia de ampliar su sexualidad probando a un caballero corneador.
Estén atentos al blog los próximos días, la entrevista al amigo candaulista será muy interesante, se lo aseguro.






5 comentarios:

  1. Desde luego sería un placer estar ahí para obedecer las órdenes de su marido, y hacer con ella cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  2. Tıenes toda la razon. A mı me excıta enormemente fotografıar a mı esposa para luego mostrarla a otros, sıento un morbo ıncreıble cuando la ven y comentan como les excıta verla. Incluso he puesto la cam para que vean su cuerpo desnudo mıentras duerme y se hacen una paja.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. que tetas mas ricas y divinas y que culito mas divino para echarle toda la lechita.

    ResponderEliminar
  4. Lindas tetas y rico culo

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")