Faldas cortas y escotes largos o confesiones de Carmen García

Uno de los pocos aspectos más placenteros que tienes este blog, a parte del momento de su cierre y que puede ser en breve tiempo… ya que empiezo estar un poco harto, radica en la posibilidad que te brinda de conocer a personas muy interesantes, en pocas ocasiones eso sí. La complicidad y discreción que permite este medio facilita que esas personas me muestren su interior tal cual, sin tapujos, directamente. 



Esto es lo que me ha pasado con una mujer, casada, que se puso en contacto conmigo a través del correo del blog. Me comentó que le gustaba el contenido aunque pocas cosas le sorprendieron ya que ella llevaba un vida sexual, digamos un tanto singular e intensa, es decir, que zorreaba siempre y cuando quería, con la discreción necesaria, eso sí, para que su relación de pareja no se resintiera. Me pidió algún consejo y el primero fue que se abriera también a su marido y que le contara el otro lado de su doble vida y que le permitiera participar. Su respuesta fue negativa, me dijo que de momento prefería esperar, quizás más adelante… Le encantaba zorrear pero tampoco quería perder su estabilidad marital y todo lo que ello conlleva. Jamás olvidaré la frase: “me gustan los hombres que te aman pero que te dejan follar con otros”. Para esculpir en mármol.

Desde entonces y hasta ahora hemos intercambiando algunas charlas, correos, imágenes… Y hasta hoy no me he decidido a publicarlo. Primero, para salvaguardar su intimidad, y segundo, porque es difícil creer que una mujer de esta belleza, sensualidad y con ese grado de emputecimiento pueda existir… Pero sí, existe, y os puedo asegurar que las experiencias que voy a publicar de ella han ocurrido tal cual son contadas por ella, yo sólo obvio ligeros detalles para no comprometer ni a ella ni a terceras personas.

En relación a esto me viene a la memoria una conocida anécdota del genial matador de toros, Luis Miguel Dominguín, el número uno, después de su primera noche de sexo con la bellísima Ava Gardner. El torero se levantó de la cama para salir, y ella le preguntó, ¿a dónde vas ahora? a lo que el genio contesto: “dónde voy a ir, a contarlo”. Yo no puedo contar nada, ya que entre ella y yo no hay nada ni lo habrá. Me limito a plasmar aquí sus experiencias, sus respuestas a mis preguntas y las sugerencias que a veces me permito recomendarle.



Recojo a continuación una serie de correos que intercambiamos alrededor de una aventura suya con un señor de 55 años, un hombre mayor que su marido y con un físico bastante peor. Puede parecer incongruente pero le ponen los tipos vulgares, maduros poco cuidados y babosos. Ya sabéis que a veces las fantasías sexuales son libres aunque pocos las llevan a cabo. Como podréis comprobar le doy algunos consejos y ella me cuenta con pelos y señales la experiencia. Valga esta entrada como presentación de Carmen García y para que todos vosotros, queridas lectoras y lectores, la vayáis conociendo. De ella sólo puedo decir que tiene poco más de 35 años, es profesional universitaria, atractiva, con estilo, culta… la mujer ideal que cualquier tipo la querría como esposa, compañera o amiga, pero eso sí, libre y cachonda, es decir, la formula exacta para ser una mujer abierta y suelta en la cama y casi siempre fuera de ella. De cara a la galería es una esposa y madre ejemplar que además realiza una carrera profesional brillantes, sin embargo, detrás de ese disfraz se esconde una señora estupenda que disfruta del sexo y que no está dispuesta a que sus fantasías se queden en eso, sueños inalcanzables, si no en sesiones de sexo oculto, sin compromisos. Ahora bien, esto no quiere decir que no esté enamorada de su marido, pero ella necesita su espacio de libertad y darse de vez en cuando un homenaje. ¿Extraño? No, todo lo contrario, quién no lleva una doble vida.

Por tratarse de una mujer casada y llevar una doble vida que de momento quiere mantener oculta no puedo dar muchos datos de su físico ni de donde vive, etc. Y es una putada porque me encantaría hacerlo. Tampoco puede recurrir a una foto de internet diciendo que Carmen tiene un parecido ni tampoco puedo compararla con alguna actriz porque tengo que mantener su privacidad, así me lo ha ordenado. No obstante, para que os hagáis una idea, he ilustrado su testimonio con alguna de las obras de Lichtenstein. Creo que reflejan esa dos caras de la misma moneda: cándida, responsable, mujer normal y la otra la de un putón de polvo fácil con extraños.



En enero pasado hablamos sobre el morbo que le pueda dar a una mujer como ella follar con un baboso cincuentón. Cómo es posible que te guste tirarte a un tío así teniendo a tu marido, un hombre con clase, potencia… No hubo una respuesta clara, pero siendo suelta y abierta como es no hace falta dar más explicaciones, si acaso el morbo de cornear. Después de aquella conversación le sugerí que en uno de sus viajes, que es cuando Carmen aprovecha para sus aventuras, eligiera entre sus objetivos a un baboso. A continuación va mi sugerencia, algunos de los correos que semanas después nos enviamos y el relato contado en primera persona por ella. No tiene desperdicio, lo podéis comprobar.

From: XXX.com
To: XXX.com
Subject: Hola...
Date: Mon, 23 Jan 2012 21:12:41 +0000

Debe de haber problemas... me apareces desconectada. No sé si será problema tuyo o mío o de Telefónica, ahora Movistar.

Bueno, quiero que te emplees a fondo por allí y que te tires a algún viejo baboso que se haya puesto de viagra hasta el culo. Pero, le tienes que hacer saber que aunque el parezca ser el que domina en realidad la que marca la línea a seguir eres tú. Le debes hacer una buena mamada, que sea para él inolvidable, procura metértela hasta el fondo, además si va con viagra seguro que la tiene grande y larga por lo que puede transitar mejor por tu garganta. Después de ensalibarla bien sigues comiéndole los huevos, como sabes los vejetes cincuentones los tienen grandes y colgando pero con viagra se suelen compactar, cómeselos a fondo, pásale la lengua por ellos e incluso se los puede subir para que se haga la ilusión de que le vas a comer el culo.... aunque si se lo haces seguramente serás para él más importante que su esposa, eso si el viejo está casado. Cuando se la hayas mamado a fondo y veas que ya está a punto te pasas el capullo por tu rajita, con suavidad, que lo vea y después le pajeas bien... seguro que mientras le estás pajeando ya te habrás corrido un par de veces.... antes de que se corra le llevas su boca a tu raja y le haces que te haga una buena mamada, que lo bese a fondo... y no te cortes si te entran ganas de mear hazlo, si le echas una buena lluvia dorada te lo agradecerá de por vida y te chupará mucho mejor el coño. Estarás conmigo que sólo los viejos babosos y las amigas son las que hacen las mejores comidas de chocho.

Sólo después de que tu te hayas corrido y que te encuentres a gusto, el viejo baboso se podrá correr, si eso le ayudas con una paja, pero no olvides que hasta la última gota de lefa se le tienes que echar por su barrigón y seguro que le encanta que algún lefazo le llegue al hijo de puta a su propia cara....

Cuando el viejo esté por los suelos, te haces una paja para echarle tu último orgasmo, seguro que te correrás y el viejo no se habrá recuperado y estará alucinando de lo que ha vivido.... Después le comes la boca, métele la lengua hasta la garganta y te despides de el, no sin antes advertirle que tu marido está en el hotel y que tiene una mala hostia de cojones, así que es mejor que ni te salude.... Así te evitas posibles futuras insistencias por si quiere repetir.

Ya me dirás, si lo haces, un beso y espero tu respuesta o lo que luego hagas. Por cierto, insisto, creo que deberías participar a tu marido de tu futura experiencia. Hazle consentidor.

a.



From: XXX@mail.com
To: XXX@mail.com
Subject: Faldas cortas y escotes largos
Date: Sun, 13 May 2012 18:45:43 +0200

Para que veas los escotitos y las faldas que me pongo con la llegada del calorcito. Los hombres se vuelven locos y se les van los ojos con un descaro que me encanta.

Hace una semana, con este modelito, un señor de unos 50 me llevó a la habitación de su hotel y me estuvo follando durante 5 horas.

Un beso muy fuerte.

C

(Apunte aclaratorio: la doble personalidad de Carmen se extiende a su forma de vestir. La he podido ver como una chica de 35 años, juvenil, sin maquillar, con un aspecto materno y sólo provocativo para los enamorados de la belleza fresca y sin accesorios. Pero también la he visto transformarse en una mujer XXX, con faldas que resaltan la curva de su culo, con escotes que anticipan unas tetas increíbles… Cuando quiere provocar y avisar que tiene ganas de rabo o rabos, sabe como hacerlo) 



From: XXX@mail.com
To: XXX@mail.com
Subject: RE: Faldas cortas y escotes largos
Date: Mon, 14 May 2012 10:11:42 +0000

Pero qué guapa estás... mezclas elegancia, estilo, belleza y el gesto de tu emputecimiento y eso te hace triplemente atractiva. Qué suerte que tuvo el baboso cincuentón, seguro que le sacaste hasta la última gota... ¿era barrigón? estos son los más viciosos, ya sabes. La verdad es que viéndote dan ganas a cualquiera de guarrear contigo... Me encantas en la que sales con falda, cruzando las piernas, mostrando sin mostrar, uffff... Ya sabes, la de la falda corta negra. Por cierto, en ese momento tenías el chocho calentito, seguro. Eres una de mis zorras favoritas.

Un beso y mantenme al día de tu emputecimiento, mi amor.

a.


From: XXX@mail.com
To: XXX@mail.com
Subject: RE: Faldas cortas y escotes largos
Date: Mon, 14 May 2012 14:07:29 +0200

Era barrigón y tenía un bigote súper rancio. Además no era el típico que se va de putas ni nada, por lo que me contó. Me dijo que había sido infiel a su mujer en alguna ocasión pero con mujeres de su edad, nunca le había cuadrado una mujer como yo y me dijo que era algo que siempre había querido (y mucho más con la edad, que uno se vuelve más guarro, según sus palabras). Mientras se reía, me decía que no se podía imaginar la suerte de follar con una mujer como yo y sin pagar un euro.

Un besito de tu zorra!



From: XXXX.com
To: XXXX.com
Subject: RE: Faldas cortas y escotes largos
Date: Wed, 16 May 2012 13:53:43 +0000

¿Te lefó la cara? Si lo hizo, ¿le sonreíste después de descargar? Te soltó alguna guarrada digna de esculpirla sobre mármol, antes, durante o después de enrabarte? Y por último, cuándo mojaste más, mientras subías al hotel e imaginabas lo que te iba a pasar o cuándo estabas en plena faena con el baboso barrigón... Por cierto, valiente hijo de puta, mencionarte a su santa mientras te pegaba un polvo, los hay que no tienen moral.
Un beso mi amor.
A.


From: XXXX.com
To: XXXX.com
Subject: RE: Faldas cortas y escotes largos
Date: Wed, 16 May 2012 23:23:43 +0000

Me lefó la cara, sí. Varias veces. El cabrón tenía leche acumulada para dar y tomar.

Le sonreí después de descargar, sí. Siempre lo hago. Me gusta mirar a los hombres con cara de inocente criatura porque sé que se sienten especiales... sienten su poder sobre ti... sienten su triunfo...

Mojé parecido pero ya sabes que a mi me pone mucho el hecho de seducir haciéndome la seducida, la mujer que no espera lo que le va a pasar, la presa del viejo verde que no sabe lo que le espera... así que mojé mucho en los momentos previos, claro.

Sí. Es algo que no entiendo. La mayoría mencionan a su mujer y también me hacen que hable sobre mi marido. No sé por qué.

Un beso.



From: XXX.com
To: XXX.com
Subject: Hola...
Date: Mon, 17 May 2012 18:12:41 +0000

Si hay algo que me deja completamente alucinada de los viejos es lo bien que te comen el coño. Muchas veces se tiran horas comiéndotelo, porque como se suelen correr bastante rápido necesitan tiempo para recuperarse y ese tiempo lo emplean en sobarte entera y en babearte de pies a cabeza, parándose un buen rato en el coño y en el culo como si fuera la única comida que existe en esos momentos sobre la tierra. Es una verdadera delicia. También lo es el hecho de la necesidad vital que tienen porque les sigas haciendo una mamada bestial aunque tengan la polla flácida. Les da igual eso. Lo único que quieren es que tu cabeza esté siempre ahí, tenerte de rodillas mientras les chupas los huevos sin parar, sentir que tienen a una mujer con la que jamás hubieran podido ni soñar, mamando como una loca y llenándoles la polla de babas. No tienen ningún tipo de delicadeza al sobarte o al comerte, no tienen nada de tacto, no te están tratando como una mujer sino como un trozo de carne codiciado. Quieren verte la cara todo el rato, quieren que les mires a los ojos continuamente, y seguramente esto es debido a que necesitan ver que realmente están con una mujer como yo... que no es un sueño... que está pasando...

Se corren a borbotones. Creo que hasta ellos mismos se sorprenden de ver salir tanta leche de sus pollas. Y eso es porque el grado de excitación supera casi cualquier momento de sus vidas y la producción de leche se incrementa. Pierden el control y no saben ni qué parte de tu cuerpo lamer. Se vuelven locos. Se vuelven verdaderos animales. Y eso me encanta.

De su boca, salen constantemente frases como "No me lo puedo creer" o "Me ha tocado la lotería, joder" o "Jamás pensé que podría saber a qué sabe una chavala como tú" o "Dios, estoy en el puto cielo". Frases que las dicen en alto pero que ni se dan cuenta que las están pronunciando. Son pensamientos hechos palabras que se les escapan sin ser conscientes. "Cuando se lo cuente a Paco no se lo va a creer".

El otro día fue diferente. El hombre habló durante un buen rato antes de empezar a probarme. Me miraba con ojos de loco, pero sus pensamientos eran claros y concisos. Y así me lo hizo saber antes de degustarme.

"Estoy harto de contemplaros por la calle, de que me pongáis la polla dura con vuestras ropitas y vuestras poses, que me hagáis sufrir cuando os oigo en el metro tener conversaciones con vuestra amiga acerca de vuestro último polvazo. Estoy harto de ver vuestros manjares y no poder ni siquiera rozaros. Estoy harto de babear mirando vuestros pies, vuestras larguísimas y perfectamente depiladas piernas, vuestros escotes cada vez más provocativos, vuestros culitos respingones y duros que lucís con frescura, vuestras bocas... esas bocas que tantos tíos que ni siquiera saben cómo follaros, habrán podido lefaros, esas bocas sedientas de polla con la que tanto placer habréis repartido a diestro y siniestro, vuestras manos que tantas pajas habrán hecho. Estoy harto de ver, pero no poder tocar. Estoy harto de vuestras faldas, de que enseñéis disimuladamente las braguitas al sentaros. Harto de vuestros cruces de piernas. Harto de vuestras poses de puta. Harto de que os guste que os follen con la mirada pero nadie pueda daros vuestro merecido en cualquier rincón arrancándoos las bragas y follandoos como las putas que realmente sois. Harto de todo eso. Y ahora, vas a enterarte de cómo me desfogo de todos estos años de frustración. Tengo una mujer que no me gusta físicamente pero a la que quiero con locura. Nunca he sido un viejo verde pero desde hace unos años no puedo dejar de mirar a preciosidades como tú que se pasea su belleza y sus cuerpos con lozanía y fragilidad por delante de mis ojos. Sois tentaciones. Sois como un sueño inalcanzable. Y pensaba que iba a morir sin degustar un coño como el tuyo. Sois unas zorras, y lo peor es que sois conscientes de ello y os gusta. El caso es que me da igual porque hoy voy a desquitarme contigo. Hoy te voy a dar polla hasta que no me quede ni una gota de leche dentro de los cojones. Hoy, jovencita, me voy a desquitar contigo de todos estos años de sufrimiento... Quiero disfrutar mirándote antes de saber a qué sabe ese jugoso coño que tienes. Empieza... puta."

Estas fueron, más o menos, las palabras que me dedicó el otro día un señor de unos 63 años (que estaba en Murcia con su mujer y una de sus hijas por negocios) antes de lanzarse como un miura a follarme como un poseso.


Le conocí esa misma mañana en la presentación de campaña. Había cogido nuestra franquicia para Santander y desde el primer momento me llamo su vulgaridad y simpleza. Sólo después de mirarle a los ojos varias veces se atrevió a dar el paso y preguntarme por los datos que había dado en mi presentación. Le noté, a pesar de ser un cliente, inseguro…

Y esas fueron las palabras que me brindó el viejo, antes de empezar. Yo no sabía ni a donde mirar cuando me decía todo eso, pero vamos, que la verdad es que se desquitó bien de todas sus frustraciones, porque hacía tiempo que nadie me follaba así.

Ahora tengo que dejarte pq tengo q trabajar... un besito Alberto... hablamos...

Espero que te haya gustado el hecho de reproducir las palabras del señor, que me dejaron impactadas por el deseo y la rabia que contenían....

Sé que a mi marido se le puede denominar cornudo, pero nunca consentidor, aunque no sé el placer que podría experimentar viéndome en esa situación o viéndole yo a él.

Beso
Carmen




¿Continuará? Depende de vosotros.

5 comentarios:

  1. BUENAS NOCHES, QUIERO INFORMARLES QUE HE TENIDO EL GRAN PLACER DE HACER CORNUDO A MÁS DE UN AMIGO, CONOCIDO, Y SE HAN SENTIDO COMO TODOS UNOS CORNUDOS, EN ESTOS AVATARES NO HAY POSICIÓN SOCIAL, RELIGIOSA, CULTURAL O ECONÓMICA, HAY MILITARES CORNUDOS, POLÍTICOS, RELIGIOSOS, RICOS, POBRES EN FIN DISFRUTAN DE SER UNOS BUENOS CORNUDOS, YO ME SIENTO FELIZ DE DESCARGAR TODO MI SEMEN EN LAS ESPOSAS DELANTE DE SUS ESPOSOS, LOS TRES DISFRUTAMOS MUCHO, SON SENSACIONES INDESCRIPTIBLES, QUE SOLO LO VIVE EL QUE HACE EL SEXO EN TRIO HMH, SON FANTASÍAS QUE TU LECTOR ESTAS LEYENDO Y SABE QUE ES TOTALMENTE CIERTO. MI CORREO ES VICTORJOSEUCV1@HOTMAIL.COM

    ResponderEliminar
  2. Claro que queremos máasss!!!!! No pensarás dejarnos con las ganas, verdad??? aunque muchas veces el dejar a medias, no significa un final triste, no????

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría Lola verte por aquí¡¡¡¡ Yo espero continuar pero no depende de mi, si no de Carmen. Espero que quiera. Intentaré convencerla.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto se me olvidaba, y sólo por llevar la contraria y crear la "discordia"...... yo prefiero escotazo a pierna.... y pienso que nunca las dos a la vez.... (ahora a discutirme lo que queráis....) jajajaajaja. Mmmmuuuaakkkkk

    ResponderEliminar
  5. Mejor nunca juntos, pude rayar la vulgaridad

    ResponderEliminar

("UA-21720468-1")